Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de uso y de medición de nuestra web.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

NIÑOS MOVIDOS VERSUS NIÑOS HIPERACTIVOS. ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

Niños que no paran quietos, que no pueden estar sentados más de un minuto, que lo tocan todo, que no se entretienen con nada, no prestan atención, son muy impulsivos, o tienen problemas de aprendizaje… ¿Son estas las características de la hiperactividad?

Hasta los cinco o seis años es difícil y controvertido asegurar que un niño es demasiado movido, al ser algo propio del crecimiento.

El proceso de aprendizaje del niño incluye interés y curiosidad por todas las cosas, atención a todos los estímulos… es lo que evidencia que está aprendiendo, aunque para los padres no deje de ser agotador.

La paciencia es la base de todo. Aun así, en caso de duda, se recomienda acudir a un especialista en la materia.

Niños movidos VS hiperactivos. ¿Cuál es la diferencia?

Técnicas para mejorar el rendimiento escolar en niños hiperactivos

  • Padres, a entrenar
    Acordar pautas que animen al niño a mejorar su comportamiento y autoestima, evitando enfados, gritos y amenazas. Es muy positivo consultar con profesionales de la conducta para reforzar las normas de convivencia, premios por buen comportamiento, orden, rutinas, disciplina, motivación...
  • Profesionales de la salud, nada de autodiagnósticos
    Sólo cuando un especialista en psiquiatría diagnostique hiperactividad, se podrá recurrir al tratamiento adecuado.
  • Niños y niñas
    A medida que el niño hiperactivo crece, los problemas de atención suelen afectar a su rendimiento escolar. Por ello es vital facilitarle el tiempo de estudio y seguir muy de cerca su evolución en la escuela.
    • Ofrecerle un lugar adecuado, silencioso y bien iluminado para estudiar.
    • Evitar distracciones como música, ordenador y teléfono en la zona de estudio.
    • Ayudarle a planificarse marcando objetivos concretos y a corto plazo.
    • Enseñarle a hacer esquemas y resúmenes para ayudar a mantener la concentración.
    • Una lista de tareas para ir tachando al acabar es muy motivadora.

¿Sabías que cuidando la alimentación de los niños hiperactivos se puede ayudar a mejorar la situación?


Las claves: por un lado, una dieta sana y equilibrada, con más fruta, verdura, pescado y aceite de oliva. Por el otro, reducir el consumo de grasas y azúcar presente en bollería, embutidos, golosinas y refrescos con gas. Como complemento, suplementos específicos a base de Omega-3.

Más para tus hijos
No te pierdas nada
Únete a nuestro...
Síguenos en...

Para estar a la última de nuestras novedades, promociones y ¡mucho más!

Para seguir los avances y el día a día del bebé protagonista de el Babygram.

Para aprender muchísimo con nuestro vídeos didácticos.

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto