Por |23 - junio - 2016|Categorías: Ginecología|Tags: , , , , , |1 comentario

Mujer en edad de empezar con la menopausia.

Alrededor de unas 4 millones de mujeres españolas se encontrarán ahora en la perimenopausia (Datos de INE). La edad media de comienzo de la menopausia son los 51,4 años. El rango de edad donde sobreviene la menopausia oscila entre los 48 y los 54 años.

Es una etapa importante donde hasta un 80% de las pacientes presentan síntomas. A continuación vamos a caracterizar el síndrome climatérico si bien no todas las pacientes lo van a sufrir de la misma manera.

En la perimenopausia y menopausia temprana (45 a 55 años) el descenso de niveles estrogénicos condiciona síntomas indeseables. Los principales y además increscendo son los sofocos, acompañados generalmente de sudoración (nocturna también), palpitaciones, insomnio, problemas digestivos (estreñimiento, gases…). Así mismo en la esfera emocional puede haber irritabilidad y ánimo decaído así como disminución de la líbido. Todos estos cambios que algunas pacientes pueden notar de forma brusca impactan negativamente en su vida sociolaboral con un alto coste durante estos primeros meses o años.

El déficit hormonal (de estrógenos) mantenido condiciona en la menopausia establecida (50-60 años) un cambio metabólico y endocrinológico: la paciente puede comenzar con alteración en el metabolismo de las grasas y aumento colesterol, hay retención hídrica y aumento de peso, que cuesta ‘bajar’ con el ejercicio.

Además cobra importancia en la esfera genitourinaria una sequedad vaginal manifiesta, que condiciona el dolor y la dificultad en las relaciones sexuales. Eso sumado a una disminución de líbido lo convierte en un círculo vicioso difícil de tratar y que genera culpabilidad en la pareja. La falta de hidratación conlleva escasa flora vaginal y tanto los genitales externos como el tracto urinario son susceptibles de infecciones de orina y urgencia miccional.

En la postmenopausia, hacia la senectud (65 o más) , pueden aparecer problemas más serios: a nivel cardiovascular , la rigidez de la pared vascular y el aumento de grasas en el organismo es proclive a tromboembolismos e infartos; Así mismo puede suceder una condición de osteoporosis que tras una caída con fractura de cadera o vértebras genere discapacidad o secuelas graves. Y también la disfunción cerebral y cognitiva potencia el riesgo de demencia.

 

Clica aquí para descubrir DONNAPlus+ Menopausia, el complemento alimenticio ideal para reducir los síntomas del climaterio.