Por |12 - junio - 2015|Categorías: Deporte y Mujer|Tags: , , , , , , , , , , |0 comentarios

Mejora tu forma física aprovechando el buen tiempo.

El verano es probablemente la época del año en que más pendientes estamos de nuestro cuerpo. Al llevar menos ropa, es todavía más importante sentirnos bien con nuestro aspecto y nuestro estado físico.

Por eso este mes traigo unas cuantas ideas para que te actives, hagas deporte (o simplemente ejercicio) y te veas mejor en cuanto llegue el momento de ponerte el bikini. Como la mayoría de actividades físicas, sus efectos no son milagrosos y se ven mayores resultados cuanto más las prolongamos en el tiempo, pero por algún lugar se empieza y esta puede ser la mejor época para ponerte las pilas. Vamos a por ellas.

Apúntate a la piscina. Nadar está al alcance de todas, sea cual sea vuestro ritmo. Además, con el buen tiempo da menos pereza cambiarse de ropa y meterse en el agua. Sobre los beneficios de la natación ya se ha escrito mucho: tonifica tus músculos, favorece la coordinación, quema calorías, ejercita la flexibilidad de la columna, mejora la circulación, disminuye el estrés…
Y si además la piscina que elijas tiene solárium, empezarás el verano con un bonito bronceado.

Sal a correr. Este es el momento perfecto, porque no hace ni mucho frío ni mucho calor, y verás que, aunque al principio da pereza, la sensación de bienestar es inmediata. Además, nadie –que no seas tú misma- te obliga a recorrer una distancia ni a hacerlo en un mínimo de tiempo. Así que mi consejo es que básicamente corras para disfrutar y que te pongas retos asequibles, como correr un minuto más cada día. Un truco con el que mejorarás sin apenas darte cuenta.

Haz un intensivo. De fin de semana, quince días, un mes… Y de lo que quieras: puedes hacer una iniciación al tenis, unas clases diarias de pilates, de aquagym, etc. Verás que el tiempo pasa rapidísimo cuando haces ejercicio y no solo eso; al tratarse de intensivos sí que es más probable que veas resultados con rapidez. Infórmate sobre las propuestas en tus gimnasios cercanos, centros cívicos, etcétera, y aprovecha para probar algo nuevo.

Dedica 30 minutos al día a hacer ejercicio… desde casa. Aunque vayas mal de tiempo o te sea complicado salir de casa, no tienes por qué renunciar a un poco de actividad física. Busca una tabla de ejercicios que te parezca adecuada y repítela todos los días (o incluso en días alternos, también servirá) antes de ir a trabajar o cuando llegues a casa por la tarde. Así conseguirás desconectar, dedicarte unos minutos a ti y estar un poco más en forma.

Ya lo ves. Hay múltiples opciones para llegar perfecta al verano. Ahora solo tienes que elegir la tuya.