Por |14 - septiembre - 2015|Categorías: Deporte y Mujer|Tags: , , , , , , , |0 comentarios

Hacer deporte en buena compañía te ayuda a cuidarte a la par que divertirte.

No te dejes llevar por modas o por lo que te digan los demás, si lo que quieres es hacer algo de ejercicio y no sabes cuál, no te precipites porque hay un sinfín de disciplinas deportivas. Alguna será la ideal para ti, solo tienes que tener en cuenta tus gustos y los fines que persigues. Ponte manos a la obra y experimentarás una gran sensación de bienestar. ¿Te animas?


El deporte es una práctica que deberíamos incluir en nuestra rutina diaria no solo por los múltiples beneficios que aporta a nuestro organismo, sino porque nos ayuda a mantenernos en forma, a estar ágiles y tonificados pero, sobre todo, nos ayuda a sentirnos bien. Nadie hace deporte por obligación, salvo por prescripción facultativa.

Lo importante es saber elegir el que mejor se adapte a nuestra edad, gustos y condición física para obtener buenos resultados. Cuando hayas encontrado tu disciplina, disfrutarás al máximo su práctica, aumentará tu motivación… y, en definitiva, te sentirás satisfecho contigo mismo porque te sientes bien por dentro y por fuera.

No todos tenemos los mismos gustos ni perseguimos los mismos objetivos. Lo primero que tienes que hacer cuando decides practicar una disciplina deportiva es saber por qué la haces y con qué fines. Es un error hacerlo dejándose llevar por los gustos de otra persona o simplemente porque está de moda. “Como todo el mundo hace running, pues yo también”, puedes pensar.

Esa reflexión es totalmente errónea. Si realizas una actividad por obligación, dejará de ser algo placentero y terminarás por abandonar. Recuerda que tú tienes que tomar la decisión de elegir el mejor deporte para ti, independientemente de la modalidad porque la razón de ser de cualquier práctica de esta índole es pasarlo bien, de lo contrario, no merece la pena. Nadie te conoce mejor que tú mismo, así que no te desanimes porque afortunadamente hay muchas modalidades deportivas, alguna seguro que está hecha para ti.

¿Cuál es el mejor para nosotros?

No todos tenemos las mismas necesidades ni buscamos las mismas cosas: perder peso, quemar calorías, tonificar los músculos, relajación y paz interior, acabar con el estrés… Este es un buen punto de partida. Después, debes determinar la intensidad y la frecuencia. Recuerda que al principio deben ser sesiones cortas y suaves para ir aumentando el ritmo poco a poco. Tu cuerpo te lo irá indicando a medida que hayas cogido la forma física. A continuación te proporcionamos algunas de las modalidades ¿Se ajusta alguna a tus necesidades?

  • Si lo que quieres es conocer gente: Lo mejor son los deportes colectivos. Las clases en grupo pueden ser la mejor opción para incentivar la motivación y la autoestima. Están pensadas para socializar pues el hecho de integrarse en un grupo nuevo de gente con la que compartes gustos, te ayuda a alejar complejos y a sentirte mejor física y mentalmente. Prueba con spinning, Pilates, baloncesto, aerobic…
  • Si lo que quieres es perder peso: Lo mejor son los ejercicios aeróbicos, que ponen a trabajar el sistema cardiorrespiratorio. Por ejemplo, caminar una hora al día; correr, montar en bici… pero por encima de todos, está la natación, un ejercicio cardiovascular que permite quemar grasas y donde las articulaciones no sufren en exceso. Trabajas todos los músculos del cuerpo, por eso dicen que es el ejercicio más completo. Recuerda en cualquier caso que como mínimo las sesiones deben ser de 30 minutos aproximadamente.
  • Si lo que quieres es tener un cuerpo 10: Tener los músculos tonificados, duros y definidos te ayuda a sentirte más atractiva. Para lograrlo puedes hacer mancuerdas, step, el crossfit o algo más tranquilo como el pilates, que además nos ayuda a corregir posturas. No olvides que hacer ejercicios con pesas también funciona.
  • Si buscas tu yo interior: Actividades como el yoga, el tai chi o el pilates te pueden ayudar a fortalecerte física y mentalmente. No solo te ayudan a mantenerte en forma sino que mientras las practicas, también aprendes a relajarte. Su práctica constante permite trabajar la flexibilidad, la fuerza, el equilibrio…

Independientemente del deporte que elijas, recuerda que lo importante es hacer que el ejercicio se convierta en un hábito de tu vida cotidiana. Te servirá para estar en forma y, sobre todo, para pasar un rato placentero. ¿Te animas a probarlo?