La patata es, detrás del maíz, el trigo y el arroz, el cuarto cultivo mundial, uno de los alimentos más consumidos en todo el mundo. Esto se debe a su precio (es muy barata), pero también a su rico sabor y sus múltiples posibilidades: se puede comer cocida, frita, asada, con legumbres, con arroz, con carne, etc. Asimismo, es un alimento muy adecuado para los niños y, a la mayoría, les encanta comer patatas.

La patata es una planta perteneciente a la familia de las solanáceas, originaria de América del Sur. Tras el descubrimiento de América a finales del siglo XV la patata fue traída a Europa por los españoles, convirtiéndose años después en una de las plantas más cultivadas y consumidas.

Y es que la patata es un alimento sano, barato y muy versátil. Se puede cocinar de formas muy diversas, tanto como plato principal como acompañamiento. Y además, gusta a casi todo el mundo. Por eso, debe constituir uno de los alimentos básicos de nuestra dieta, al igual que las verduras, las frutas o las legumbres, y consumirse unas 3-5 veces a la semana.

Entre sus principales propiedades destacan:

– Su alto contenido en agua (hasta un 75%).

– Aunque durante años se ha pensado que era muy calórica, lo cierto es que sólo aporta 88 Kcal por cada 100 gramos, más o menos un tercio de las calorías de cualquier cereal, aunque puede aumentar su aporte calórico dependiendo de cómo se cocinen (el mejor ejemplo serían las patatas fritas).

– Cocidas o asadas, apenas si contienen grasa.

– Es un alimento equilibrado para los niños ya que posee un alto contenido en hidratos de carbono y también aporta proteínas.

– Contiene mucho almidón y un 2% de fibra, favoreciendo el correcto funcionamiento del sistema digestivo.

– Contiene vitamina C, aunque la mayor parte está concentrada en la piel de la patata y se pierde con la cocción.

– Es asimismo fuente de vitamina A, vitaminas B, selenio, magnesio, ácido fólico, hierro, potasio, calcio, fósforo, etc.

– Presenta un bajo contenido en sodio, por lo que resulta apropiada para las personas que tienen que controlar los niveles de sal en su dieta.