Los cuentos son una manera muy efectiva de transmitir ciertos valores a nuestros hijos, como solidaridad, tolerancia, el valor de la amistad, etc. Aprovéchate de los cuentos clásicos de toda la vida para educar a tu hijo.

Una parte fundamental en la educación de los niños es la transmisión de valores, enseñarles lo que está bien y lo que está mal, qué actitudes debemos tener en la vida para ser felices y hacer felices a los demás.

La enseñanza fundamental de los valores la reciben los niños en casa ya que sus padres son el modelo a seguir, por lo que los valores que imperen en el hogar serán los que el niño interiorice. Y deben transmitirse desde el nacimiento ya que algunos valores, como la empatía o la solidaridad, empiezan a esbozarse en la primera infancia.

Pero no podemos dar una clase a nuestros hijos sobre valores para que aprendan cuáles son buenos, estos deben vivirse y aplicarse en el día a día. Además, existen muchas posibilidades entretenidas, como los cuentos, para inculcar valores a nuestros hijos. Y no hace falta buscar cuentos extraños, los cuentos clásicos que todos conocemos enseñan muchos valores importantes. Por ejemplo, El patito feo enseña tolerancia y a no juzgar a los demás por su aspecto externo; Los tres cerditos habla sobre el trabajo en equipo; Blancanieves y los 7 enanitos trata sobre la valentía y la amistad; Pinocho sobre la sinceridad y la obediencia, etc.

Así que, si estás buscando una manera divertida de enseñar a tu hijo la importancia de ciertos valores, nada mejor que recurrir a los cuentos clásicos de toda la vida. Aunque también puedes inventar tus propios cuentos con tu hijo.

Y, una vez acabado el cuento, reflexionad un poco sobre lo que habéis leído para que puedas comprobar si el niño ha entendido el mensaje o no y ha interiorizado los valores que le querías enseñar.

 

 

Fuente:

- Montero, Beatriz (2016), Cómo contar cuentos a bebés y niños pequeños, Madrid, Didáctica y metodología.