Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un garaje seguro

Un garaje seguro

El garaje suele ser el lugar para aparcar el coche, y donde además guardamos un montón de cosas: electrodomésticos inservibles, muebles viejos, productos de limpieza… que pueden convertirlo en un lugar peligroso especialmente para tu hijo. Esa es la razón por la que debemos evitar que el niño tenga acceso al garaje, manteniendo siempre la puerta cerrada con llave, y sobre todo no permitiendo nunca que entre solo. Aun así, daremos un repaso a los puntos más importantes sobre los que debemos poner especial atención:

Es aconsejable que la puerta del garaje tenga un sensor de movimiento que pare el mecanismo en caso de emergencia.

El momento de maniobrar el coche o de abrir y cerrar la puerta son especialmente delicados, conviene tener a los niños controlados mientras ocurren. Lo ideal es colocar espejos para eliminar los puntos ciegos, ten en cuenta que en muchas ocasiones el conductor no puede ver al niño por su baja estatura.

Cierra siempre las puertas del coche para evitar que se pille los dedos o que pueda entrar para esconderse

Cubrir los enchufes con tapas evita riesgos. También es buena idea fijar los cables a la pared para que no queden sueltos. Sobre todo, no dejes cuerdas o cables colgando de la pared ni del techo. Por improbable que parezca, pueden originar accidentes.

Atención con la caja de herramientas, ¡no son de juguete! Guárdala cerrada y comprueba siempre que no se queda ninguna herramienta fuera.

Seguramente a tu hijo le encantaría coger la comida de su mascota, pero no la dejes a su alcance. Así como tampoco debe tener a mano las bolsas de plástico o de basura.

En el garaje suelen almacenarse productos tóxicos: de limpieza, pinturas, colas…Consérvalos en su envase original, así estarán perfectamente identificados y con cierre de seguridad. Recuerda guardarlos apartados de productos de alimentación.

A menudo no prestamos suficiente atención a calderas y calentadores, pero ten siempre la precaución de no dejar cerca productos inflamables ni ropa, ni cartones ni papel que podrían arder con facilidad.

La maquinaria merece especial atención cuando se pone en marcha (es el caso de la segadora, o el cortacésped). En cuanto a los electrodomésticos, déjalos desenchufados después de su uso.

Si tienes escalera de mano o tableros, ten la previsión de dejarlos horizontales, así evitarás que puedan caer encima del niño.

El consejo es estar siempre atentos a posibles peligros y extremar las precauciones, no solo en el garaje, también en toda la casa, para tener un hogar seguro.

 

 

Fuente:

Asociación Española de Pediatría (AEPD). En familia, disponible en https://enfamilia.aeped.es

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto