Este malestar, frecuente sobre todo a partir del segundo trimestre de gestación, provoca temblor, insensibilidad, adormecimiento, hormigueo y dolor en las manos. Aunque puede llegar a ser bastante fastidioso, no es peligroso y se suele pasar solo tras el parto.

 

El síndrome del túnel carpiano es muy frecuente en personas que trabajan con el ratón y el teclado del ordenador haciendo siempre el mismo movimiento; también en deportistas y durante el embarazo.


En este último caso, las causas podrían hallarse en la retención de líquidos propia de las últimas semanas de gestación que puede causar presión en los nervios que pasan por la muñeca.


El túnel carpiano es un pequeño conducto de la muñeca por donde pasan todos los nervios que van del antebrazo a las manos. El incremento de sangre y la retención de líquidos pueden provocar hinchazón en la zona comprimiendo los nervios que pasan por el túnel carpiano, provocando insensibilidad, hormigueo, adormecimiento de las manos, temblor, falta de fuerza, etc.


Es bastante doloroso, sobre todo por la noche, pero no es peligroso ni para el transcurso del embarazo ni para el bebé.


¿Qué se puede hacer para evitar el dolor?


Consulta con tu ginecólogo o matrona para que te confirme el diagnóstico y te diga cuál es el mejor tratamiento en tu caso. Existen ciertas medidas que puedes adoptar para que los síntomas sean más leves y menos dolorosos, pero una vez que se empieza a sufrir este síndrome, no desaparece totalmente hasta después del parto. 


-    Puedes tomar paracetamol para el dolor si es muy intenso, bajo consulta del ginecólogo.


-    La fisioterapia y ciertos ejercicios de rehabilitación te ayudarán a reducir la inflamación y la compresión del nervio.


-    Usa una férula tanto por el día como por la noche para dormir mejor e intenta colocar el brazo por encima de la cabeza en la cama.