Cierto miedo o ansiedad es común en algún momento del embarazo o el parto. En algunos casos, minoritarios, el miedo y ansiedad son tan elevados que se califican como una patología: Tocofobia, que puede y debe ser tratada con un profesional.

Es normal que durante el embarazo y el parto pueda aparecer cierta ansiedad o anticipación. Al fin y al cabo, se trata de un proceso muy importante y complejo. La mayoría de mujeres puede seguir su embarazo y tener un parto normal sin que ese miedo o ansiedad que puedan sentir en algún momento supongan un impedimento.

En otros casos, minoritarios, este miedo pasa a ser patológico. Entonces podemos hablar de tocofobia (del griego tokós: parto y Phobia: huida, miedo), clasificada en dos tipos: primaria y secundaria.

La tocofobia primaria es aquel miedo exagerado al parto o embarazo en una mujer que nunca ha estado embarazada (nulípara o primípara). La tocofobia secundaria es aquella que se desarrolla después de una experiencia traumática en un embarazo previo.

Esta fobia también recibe otros nombres: mayeusiofobia o parturifobia. En los casos de tocofobia primaria, puede llevar a evitar el embarazo a pesar de desear tener hijos. Entre las mujeres con tocofobia primaria, es común el uso escrupuloso de anticonceptivos, pudiendo combinar varios a la vez para evitar el riesgo. En el caso de la tocofobia secundaria, la fobia puede radicar en el miedo al dolor, a perder el control o a posibles lesiones.

A menudo, tanto en primíparas como en multíparas, esta fobia lleva a la petición de parir por cesárea. Además, esta fobia suele conllevar algún tipo de repercusiones durante el posparto, por lo que el seguimiento psicológico en los casos de tocofobia en mujeres embarazadas no debe concluir con el parto.

Con la aparición de síntomas como una ansiedad elevada, lloros irracionales, y un temor incontrolable al proceso de embarazo y, especialmente, al momento del parto, es necesario buscar ayuda de algún profesional, que puede ayudar a aliviar los síntomas, gestionar el temor y ofrecer una atmósfera de confianza para buscar con la mujer la mejor manera de tener un embarazo y parto sanos y seguros.   

 

Fuentes: