Los 9 meses de embarazo deberían ser una época de felicidad y dulce espera, pero lo cierto es que son muchos los miedos y preocupaciones que nos asaltan durante estos meses: que algo le pase al bebé, que el parto no vaya bien, que haya problemas con la lactancia, etc. A pesar de que son sentimientos normales, hay que intentar desterrarlos y disfrutar de este momento tan especial.

Para que no estés angustiada y preocupada todo el embarazo, te contamos cuáles son los temores más frecuentes en la gestación y cómo hacerles frente:

  1. Aborto espontáneo: Es, sin duda, el mayor miedo en las primeras semanas de gestación, perder al bebé. Sin embargo, debes estar tranquila y pensar que no es lo habitual. El riesgo de sufrir un aborto es de menos del 20%. Además, más del 80% de los abortos se deben a anomalías en el bebé, por lo que no debes pensar nunca que es por tu culpa o porque no te hayas cuidado lo suficiente. A partir de la octava semana el riesgo va desciendo.
  2. Nutrición inadecuada a causa de las náuseas y vómitos: Algunas mujeres sufren tantas náuseas y vómitos en las primeras semanas que apenas si retienen nada en el estómago y, lo poco que retienen, no suele ser muy variado, lo que les puede hacer pensar que su bebé no se estará alimentando correctamente. No debes preocuparte ya que una parte importante de lo que el bebé necesita lo extrae de tus reservas. Además, si estas tomando un complemento de vitaminas y minerales esta será una importante fuente de nutrientes. El único problema es que te deshidrates, en ese caso sí deberías acudir al médico.
  3. Aún no sabía que estaba embarazada y he bebido, fumado o comido alimentos no recomendados: Hasta que no pasan unos días de retraso de la regla no se suele hacer un test de embarazo, por lo que lo normal es enterarse del embarazo en la semana 5 o 6 y que, durante este tiempo, hayas seguido con tu vida normal bebiendo algo de alcohol, fumando o comiendo embutidos y otros alimentos desaconsejados en estos meses.

No debes preocuparte, la posibilidad de que estas sustancias hayan afectado al desarrollo de tu bebé en unos pocos días es muy baja; eso sí, una vez que sabes de tu nuevo estado, empieza a cuidarte desde el primer segundo para aportarle solo lo mejor.

¿Y si tiene algún problema de salud?: Son muchas las anomalías, defectos y enfermedades que el feto puede tener o desarrollar en estos meses, pero la mayoría son poco habituales por lo que no debes preocuparte ni obsesionarte. Tu pensamiento clave debe ser que todo va a salir bien y que, de hecho, lo normal es que todo vaya bien. Aun así, no olvides ninguna cita con tu médico ya que en un embarazo controlado se puede hacer frente antes a posibles problemas para así minimizarlos o incluso corregirlos.

¿Cómo será el parto?: El miedo al parto es uno de los mayores: ¿será muy doloroso?, ¿me tendrán que hacer cesárea?, ¿será muy largo?, ¿saldrá todo bien? Son muchas las preguntas que surgen en torno a esta cuestión. Para estar tranquila y disfrutar del nacimiento de tu hijo, nada mejor que estar bien informada y preparada para el momento del parto.

¿Seré una buena madre?: Cualquier madre que quiera a su hijo, se preocupe por él y busque lo mejor para él es una buena madre, por lo que no debes preocuparte. Es normal que en las primeras semanas o meses te sientas agobiada por las nuevas responsabilidades y que encuentras algunas dificultades a la hora de cuidarle, pero eso es normal. Confía en tu instinto y, si hace falta, busca la ayuda de un profesional que te aconseje: pediatra, matrona, etc.