Una alimentación adecuada requiere de alimentos frescos y preparaciones caseras, sin embargo, en algunas ocasiones como un viaje, un día en la playa, una tarde en el parque o simplemente porque estás muy cansada, hayas tenido un día muy intenso y con falta de tiempo, los alimentos envasados como los tarritos infantiles pueden ser de gran ayuda.

Son una alternativa práctica y segura en la alimentación del niño, que se pueden ofrecer en el desayuno, merienda o comida principal, complementando su dieta y contribuyendo a que ésta sea más variada.

La composición y propiedades nutritivas se mantienen siempre constantes, a diferencia de los purés caseros, donde en muchas ocasiones son preparados en función de los gustos de la mamá y a los cuales hay quien añade otros ingredientes no recomendados como el azúcar o la sal.

Los tarritos presentan una excelente digestibilidad, adaptada a la maduración del bebé. Por su especial proceso de elaboración se consigue una homogeneización de la textura reduciendo el tamaño de los trocitos de los alimentos, lo que facilita su digestión.

Elevada seguridad y calidad: los ingredientes empleados en su elaboración son seleccionados por sus cualidades nutricionales y son controlados desde su origen hasta el producto final, para garantizar una óptima calidad higiénico-sanitaria durante todo el proceso de fabricación. En la mayoría de los tarritos infantiles del mercado, su elaboración es a base de ingredientes 100% naturales sin la adición de aditivos (conservantes o colorantes). Además, el riesgo existente en las preparaciones caseras durante la manipulación por no seguir unas medidas higiénicas previas en la preparación tanto de los ingredientes como de los utensilios está sensiblemente reducido.

Practicidad: son fáciles de transportar y están listos para que puedan ser consumidos en cualquier lugar y momento. Al estar esterilizados y envasados al vacío, se conservan a temperatura ambiente durante un periodo de tiempo prolongado.

Y lo más importante es que los tarritos infantiles cumplen con todas las garantías oficiales y reglamentarias para este tipo de productos en relación a su composición y seguridad y siguen unos controles de calidad muy estrictos por lo que podemos estar tranquilos si los empleamos esporádicamente en la alimentación de nuestros hijos.

En un segundo blog hablaremos de la composición nutricional de los tarritos infantiles. No te lo pierdas!