A partir de los 7 meses de gestación, los bebés empiezan a desarrollar la fase del sueño REM, en la que se produce la actividad cerebral que produce los sueños. Así, dos meses antes de nacer, los bebés ya tienen la capacidad cerebral para poder soñar dentro del útero materno.

Nuestros sueños se producen en la fase REM de sueño, que es aquella en la que la actividad cerebral es mayor y parecida a la que podemos tener en estado de vigilia. Se sabe que los sueños, y la fase REM en la que tienen lugar, son importantes para la reorganización neuronal y el aprendizaje.

A partir de los 7 meses de embarazo, los bebés empiezan a cumplir los ciclos de fase REM entre fases de descanso no REM. Es decir, siguen unos patrones de sueño similares a los que podemos tener los adultos desde antes de nacer. Pero ¿implica esto que ya sueñen?

Según defiende un grupo de científicos de la Universidad de Jena, en Alemania, sí. Como establecen en un estudio publicado por el Instituto Americano de Física (AIP), a partir de las 32 semanas de gestación, el feto ya se está comportando casi de la misma manera que un recién nacido. Según este grupo de científicos, se ha detectado una actividad similar parecida a la que se produce durante el sueño en fetos de otras especies animales.

Aunque su sentido de la vista no esté apenas desarrollado mientras están dentro del útero materno, los bebés empiezan a responder a estímulos sonoros a partir de la semana 19 del embarazo (cuarto mes). Y los receptores del tacto empiezan a estar activos desde los primeros meses de embarazo.

Así, para los siete meses -cuando empieza a desarrollar el sueño REM en el que se produce parte de la actividad de sueño- ya tiene suficiente experiencia sensorial como para que pueda soñar con sonidos, voces, música, sensaciones…

 

Fuentes: