Salir de su entorno conocido, pasar un tiempo viviendo con otros niños, rodeado de naturaleza y haciendo estimulantes actividades puede ser muy positivo para tu hijo.

¿Cuándo y cómo puedes considerarlo?

Los campamentos ofrecen un entorno seguro para que tu hijo ponga en práctica su independencia y autonomía. Permiten también que el niño abra sus horizontes viviendo en un sitio distinto de su casa, donde tiene unas comodidades y hábitos establecidos por otro en el que vive en común con muchos otros niños, sin cuarto propio, y, sobre todo, sin sus padres.

La primera vez puede ser algo difícil para los padres tomar la decisión de mandar a su pequeño a un campamento, pero los beneficios que estas experiencias tienen en los niños superan con creces a los miedos y preocupaciones.

¿Cuándo?

Entre los 4 y los 5 años puede ser la edad a partir de la que empieces a considerar mandar a tu hijo a un campamento. Debes considerar aspectos como que controle sus esfínteres, que veas que duerme solo, o que ya haya pasado alguna noche sin vosotros (en casa de los abuelos, de los primos…).

¿Cómo?

Para dar el primer paso, puedes empezar por campamentos en tu misma ciudad. Los hay diurnos, otros de fin de semana…Puede servir como una toma de contacto gradual e inicial antes de pasar a un campamento de dos semanas o más.

Puedes guiarte por alternativas públicas (de tu comunidad autónoma, estatales…) o privadas. En el segundo caso, infórmate bien de que tengan la licencia en orden, el personal esté formado, siga una filosofía con la que estés de acuerdo…

Puede que a tu hijo le cueste un poco la primera vez. No te preocupes ni dejes que esto te coarte para el futuro. Puedes intentar que sus primeras veces vaya con algún hermanito, primo o amigo. Así la nostalgia de sus padres y casa será más llevadera.

Por lo demás, establece una forma de estar en contacto con tu hijo para que te pueda contar sobre sus nuevos amigos y aventuras -con los smartphones o internet esto es mucho más sencillo que antes- y confía en que va a estar en buenas manos.