Algunos trastornos leves son característicos de los primeros meses de vida y se relacionan con la inmadurez fisiológica propia de esta etapa. Normalmente, se resuelven por sí solos con el paso del tiempo, pero resultan molestos para el descanso y bienestar del bebé. Es el caso de los cólicos y la acumulación de gases a nivel digestivo, el estreñimiento y las alteraciones del sueño.

Para mejorar su evolución, las recomendaciones nutricionales y la adquisición de hábitos correctos son las medidas consideradas de primera elección, antes que las farmacológicas. Por ejemplo, un masaje sobre el abdomen, un baño relajante o la utilización de una leche infantil anticólico para mejorar las flatulencias y las digestiones difíciles. O bien la lectura de un cuento corto y apagar la luz antes de dormir son algunas de estas recomendaciones.

Otra opción son las infusiones infantiles elaboradas a partir de plantas y frutas, cuyas acciones son conocidas desde la antigüedad y con un efecto comprobado a lo largo de los años. Son un método eficaz y natural de aliviar pequeñas molestias, que complementa al resto de medidas nutricionales y mejora su evolución.

Algunas de las plantas y frutas más utilizadas durante la infancia para la elaboración de infusiones son, por ejemplo, la manzanilla o el hinojo con acción digestiva y carminativa (que ayuda a eliminar gases), o la tila y la melisa con propiedades relajantes. Entre las frutas, las más utilizadas son los extractos de tamarindo, ciruela o kiwi, de elevado contenido en fibra y ácidos orgánicos, que ayudan a hidratar las heces y por lo tanto a favorecer el tránsito intestinal.

Ahora bien, no cualquier preparación es apta para los más pequeños. Es importante utilizar productos especialmente adaptados a los bebés de pocos meses de vida, en los que la concentración de las plantas y frutas que forman parte de su composición cumpla con las recomendaciones internacionales de dosificación para las distintas especies vegetales durante la edad pediátrica.

Si buscas un remedio natural y seguro para ayudar a mejorar las molestias leves de tu bebé y favorecer su bienestar, las infusiones Blevit resultan una excelente alternativa. Las infusiones Blevit pueden administrarse diariamente al bebé desde las primeras semanas, en frío o en caliente y disueltas tanto en agua como en el biberón de leche. ¿A qué esperas para probarlas?