Durante los 9 meses, pero especialmente en el último trimestre de embarazo, es normal sofocarse y sudar más de lo normal. No debe preocuparte, es un síntoma más, unido a los cambios de la gestación.

¿A qué se deben estos sofocos?

Los sofocos en el embarazo puede deberse a varias causas. Por un lado, el nivel de sangre aumenta un 50% en estos meses para asegurar el oxígeno y los nutrientes necesarios al feto. Esto hace que se genere un calor extra y cambie la forma de respirar. Por eso se nota como falta de aire, acaloramientos y sudores repentinos.

Por otro lado, el peso de la mujer aumenta y su centro de gravedad cambia, lo que hace que sea más difícil moverse. El útero crece hacia todos los lados, presionando también la caja torácica, por lo que cuesta más respirar.

Así que no debes asustarte si de vez en cuando, sobre todo cuando caminas o realizas algún pequeño esfuerzo, notas sofocos, falta de aire, sudores, etc. Es totalmente normal y debe pasarse en unos minutos.

¿Qué puedo hacer?

Para no sentirte incómoda con estos sofocos y sudores, puedes seguir los siguientes consejos:

- Usa ropas de vestir cómodas, amplias y que transpiren.

- Realiza ejercicios de relajación siempre que puedas.

- Evita ejercicios o actividades extenuantes.

- Al subir escaleras o cuestas empinadas, para si ves que te falta el aire y descansa unos segundos.

- Las comidas picantes y la cafeína pueden aumentar los sofocos.

- Los sudores son más habituales por la noche. Usa pijamas ligeros y transpirables.

 

Fuente: Stoppard,Miriam. Nuevo Libro Del Embarazo Y Nacimiento: La Guía Práctica Más Completa Para Todos Los Futuros Padres, Barcelona, Carvajal Education. (2005).