Hinchazón abdominal, dolores y otras molestias del aparato digestivo se pueden aliviar y mejorar gracias a los simbióticos, mezcla de prebióticos y probióticos que se pueden encontrar en algunos alimentos y en complementos nutricionales. ¿Sabes qué son exactamente estos simbióticos? ¿Dónde se encuentran? ¿Sus múltiples beneficios?

Para aclarar qué son los simbióticos quizá haya que recordar primero brevemente qué son los prebióticos y los probióticos. Los primeros son ingredientes naturales que estimulan el crecimiento en el colon de las bacterias beneficiosas; mientras que los segundos son microorganismos vivos que ejercen un efecto positivo sobre la flora intestinal. Ambos contribuyen a reforzar el sistema inmunitario y el correcto funcionamiento del sistema digestivo.

Por eso si los prebióticos y los probióticos son muy beneficiosos para el organismo, más aún lo son los simbióticos, es decir, la mezcla de ambos. En general, son alimentos o complementos nutricionales que contienen algún elemento prebiótico que favorece el efecto del probiótico presente.

Se pueden encontrar asociaciones de bifidobacterias y/o lactobacilos con galactooligosacáridos, bifidobacterias y/o lactobacilos con fructooligosacáridos y/o inulina o lactobacilos con lactilol…

Al combinarse los efectos positivos de ambos componentes los simbióticos se pueden emplear para:

- Ayudar a reforzar las defensas naturales.

- Aliviar las molestias derivadas de trastornos gastrointestinales leves (estreñimiento, diarrea): hinchazón abdominal, flatulencia, dolores abdominales, etc.

- Mejorar la sintomatología de patologías más graves como la colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn, el cáncer colorrectal, enterocolitis necrotizante…

De forma natural, podemos encontrar simbióticos en alimentos como el kimchi coreano o derivados de soja como el tempem y el miso. Alimentos que no son fáciles de encontrar.

En el caso de la alimentación infantil, en Laboratorios Ordesa disponemos tanto de leches como de papillas que combinan ingredientes considerados prebióticos y probióticos en su composición, con la finalidad de acercar la flora intestinal de los lactantes a la de los bebés alimentados con leche materna como es el caso de nuestra leche de continuación Blemil plus 2 forte y la gama de papillas Blevit plus Duplo, así como de complementos alimenticios destinados a la población pediátrica como Symbioram y a la población adulta como DONNAPlus+ Multiflora.