Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de uso y de medición de nuestra web.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cuándo empezar a usar la silla de paseo?

¿Cuándo empezar a usar la silla de paseo?

Durante los primeros meses desde su nacimiento, la mayor parte del tiempo tu bebé se limitará a dormir y a comer. Sin embargo, a partir de los cuatro meses de vida, es normal que empieces a notar algunos cambios. Tu pequeño se cansará de estar todo el día tumbado en su capazo y podrás empezar a plantearte elegir una silla de paseo.

No obstante, es muy importante tener en cuenta toda una serie de factores para que el cambio beneficie a tu pequeño y no implique posibles lesiones en su columna, aún inmadura.

 

Beneficios del capazo durante la primera etapa

Durante los primeros meses de vida, el bebé debe ir tumbado cuando le saques de paseo. Los capazos permiten que el pequeño permanezca tumbado y que así se ejerza una presión homogénea sobre todo su cuerpo (cabeza, extremidades y tronco). La silla jamás se debe emplear antes de que la estructura muscular y ósea de nuestro bebé esté preparada para una posición que mantenga el peso de su cuerpo de forma continuada.

Es por esta razón que los capazos se convierten en el medio de transporte principal durante esta etapa inicial, ya que también permiten varias posturas de reclinado para facilitar la toma de alimentos y facilitar una postura semi inclinada que les evite tragar demasiado aire.

Es a partir de los cuatro meses cuando el bebé empieza a pasar más horas despierto; su tamaño ha aumentado y su curiosidad por explorar el mundo empieza a aflorar. Realizar el cambio del capazo a la silla de paseo implicará que hemos notado en nuestro pequeño los siguientes cambios físicos y de actitud:

  • Es capaz de mantener su cabeza y permanecer sentado, aunque sea con la ayuda de cojines o apoyos. Este cambio es el más importante, esencial a la hora de tomar la decisión del cambio de capazo a silla. Si el bebé controla su cabeza y, por lo tanto, su columna, significa que está preparado para cambiar sin que implique un riesgo para su espalda.
  • Quiere estar incorporado.
  • Le gusta observar lo que sucede a su alrededor.

 

Antes de hacer el cambio, asegurarte de que el bebé mantiene el control de su cabeza evitará que éste adopte malas posturas que puedan afectar a la salud de su columna, pudiendo derivar en complicaciones como contracturas o escoliosis. Lo más recomendable es esperar si no notamos dicho cambio.

 

¿Qué silla de paseo escoger?

Principalmente, en el mercado podemos encontrar dos modalidades de sillas de paseo, que se adaptan a las diferentes necesidades de nuestro bebé:

  • Modelo indicado para bebés a partir de cuatro meses. Cuenta con el chasis del capazo y resulta ideal para niños más pequeños.
  • Sillas ligeras de plegado estilo “paraguas”. Adecuadas para niños mayores que ya se sujetan bien y tienen una mayor movilidad (a partir de los doce meses, aproximadamente).

 

Por lo tanto, si queremos dar el paso de pasar a usar silla en vez de capazo, debemos optar por los primeros modelos. Este tipo de sillas cuentan con diferentes soportes: reposapiés, barra delantera, arnés de seguridad, respaldo reclinable en varias posiciones, entre otras funciones. Suelen ser de plegado estilo “libro”, aunque podemos encontrar diferentes tipos en el mercado.

 

Diferentes aspectos de las sillas de paseo

A la hora de realizar la elección final de la nueva silla de paseo de tu bebé, es importante tener en cuenta toda una serie de variables para que el medio de transporte se ajuste tanto a las necesidades de tu pequeño como a las tuyas.

  • Un precio de la silla de paseo acorde a tu presupuesto.
  • Unas medidas de la silla compatibles con el ascensor de tu vivienda, el maletero de tu coche, etc.
  • Que el modelo resulte fácilmente plegable o no.
  • La edad y el tamaño del bebé.
  • Si cumple con la normativa europea en materia de seguridad.
  • Tipos de funciones en el sistema de frenado.
  • Materiales y peso de la silla.
  • Un manillar ajustable a tu altura.
  • La inclusión de otros complementos.
  • El tipo de ruedas (giratorias, fijas o no, etc.).

 

La conclusión a la hora de plantearnos el cambio de capazo a silla de paseo es que debemos asegurarnos de que nuestro bebé tiene el control necesario de su cabeza y cervicales. No importa que el pequeño haya cumplido seis meses o muestre inquietud por estar tanto tiempo tumbado; si aún no logra mantener dicho control, esperaremos a que el cambio se efectúe para pasar a la silla sin riesgos para su salud. Y recuerda que, ante cualquier duda, siempre puedes consultar con tu pediatra de confianza.

 

 

Fuentes:

  • Cuándo pasar del capazo a la silla al bebé:

http://raquelbermejo.com/pasar-del-capazo-la-silla-osteopata-bebes-mallorca/

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto