El sexo es un tema delicado y difícil de tratar con los niños. A partir de los 3 años empiezan a mostrar interés por los órganos sexuales, las diferencias entre niños y niñas, de dónde vienen los bebés… ¿Sabrás responder a sus preguntas y cómo actuar?

Desarrollo de la noción de sexualidad

En torno a los 3 años comienza el interés por los órganos genitales. Descubren que los niños y las niñas no son iguales y se hacen muchas preguntas al respecto. También es habitual que se toquen bastante los genitales, lo cual hay que aceptar como una parte más de su desarrollo.

Si se tocan en privado, lo mejor es no hacer ningún comentario, ni regañarle ni nada. Pero si lo hace en público, tenéis que explicarle las nociones de intimidad para que comprenda que hay ciertos actos que se hacen en algunas habitaciones de la casa.

Sienten curiosidad por su cuerpo y es normal que te hagan multitud de preguntas al respecto: ¿Por qué los niños tienen colita y las niñas no? ¿Cómo hacen pipí las niñas? ¿De dónde vienen los bebés? Preguntas que se repetirán hasta la saciedad y que deberás responder siempre de la mejor manera posible.

Además, comienzan los juegos entre niños y niñas, y algunos pueden resultar un poco preocupantes para los padres, como jugar a los médicos o a mamás y papás. Pero mientras sean inocentes, no debes preocuparte.

Consejos

  • Contesta siempre a sus preguntas, sin evitarlas ni mentirle. Eso sí, tampoco hace falta que seas demasiado explícito, ajusta las explicaciones a su edad.
  • A medida que crezca te hará preguntas cada vez más difíciles ya que empezará a oír comentarios en clase, en la televisión… No le ignores ya que si no encuentra la información en vosotros la buscará fuera, lo cual puede ser peligroso.
  • La naturalidad es la mejor arma a la hora de responder a preguntas sobre sexo. Si estáis viendo la televisión y sale una escena subida de tono, no te escandalices ni cambies de canal corriendo, intenta que entienda lo que estáis viendo. Si no, pensará que el sexo es algo malo y prohibido.
  • Tampoco es necesario que le des más información de la que pide.
  • Usa palabras sencillas pero sin eufemismos.
  • Algunos niños son más cerrados o tímidos y no preguntan. Pero es bueno que a partir de los 6-7 años hables con él de estos temas para que lo vaya viendo como algo normal.
  • La confianza con los padres en cuestiones de sexo desde pequeños es fundamental para cuando lleguen a la adolescencia.