Por supuesto, lo más importante para cualquier papá o mamá es la salud de su futuro bebé. Pero aparte de esa preocupación fundamental, seguro que sientes curiosidad por saber el sexo de tu hij@. Existen diversas pruebas que se pueden realizar para saber si será niño o niña, algunas se llevan a cabo antes y otras, cuando el embarazo está más avanzado.

Pruebas para conocer el sexo del bebé

- Ecografías: La manera más habitual de conocer el sexo del feto es mediante una de las ecografías rutinarias que se realizan a lo largo del embarazo. En la ecografía de la semana 12 es difícil ver el sexo sueleser pronto y puede que no sea vea nada porque los testículos aún no han descendido; aunque si es niño, hay veces que ya lo ven en esta semana.

Cada vez en más centros, públicos y privados, hacen una eco de control en la semana 16 para ver que todo sigue bien. En esta ecografía, si el bebé se deja, es muy posible ver si es niño o niña.

Y en la ecografía que casi siempre se sale de dudas definitivamente es en la de la semana 20. Esta ecografía es muy exhaustiva y la realiza un ecógrafo experto, por lo que normalmente se descubre el sexo de nuestro pequeño.

- Test prenatal no invasivo: Es un análisis de sangre que se puede realizar a partir de la 8ª semana de embarazo que sirve para detectar posibles anomalías cromosómicas en el feto y, también, el sexo del bebé.

Es una prueba muy fiable pero no está financiada por el Sistema Nacional de Salud y su coste es elevado, por lo que no suele hacerse simplemente para saber antes el sexo del bebé, aunque es una elección de la pareja.

Funciona analizando el ADN fetal circulante en la sangre materna.

- Amniocentesis: Esta prueba es invasiva y conlleva sus riesgos. Sirve para detectar anomalías cromosómicas como síndrome de Down o de Edwards, y también para conocer el sexo del bebé. Se lleva a cabo en torno a la semana 16 de embarazo pero solo se realiza cuando hay riesgo de que el bebé presente alguno de estos problemas, nunca para conocer el sexo del pequeño.

Mitos sobre el sexo

Además de las pruebas médicas, hay mucha gente que piensa que se puede averiguar el sexo del feto según la forma de la tripa, los tipos de antojos, etc. Esto son solo mitos sin base científica, te contamos alguno de ellos por si funcionan en tu caso.

- Si la tripa está baja y es puntiaguda, es un niño; si es más redondeada y está más alta, una niña.

- Las niñas están por encima de 140 pulsaciones, los niños un poco por debajo.

- Si tienes más náuseas, vómitos y antojos de alimentos dulces, es una niña. Los niños causan menos molestias y provocan antojos de alimentos amargos.

- Si tu cara está más rosada y redondeada esperas una niña; si es más alargada, un niño.

- Si tienes el pecho derecho más hinchado, esperas un niño. Si es el izquierdo, una niña.