Aunque la mayoría de embarazadas afirma sentir más calor, sudores y sofocos desde el momento que se quedan embarazadas, también hay algunas que experimentan frío en estas primeras semanas.

Los cambios hormonales que se sufren desde el momento de la concepción pueden hacer que notes más frío de lo normal, a pesar de estar en un ambiente caliente o en el que nadie más tenga frío.

Normalmente no es en una sensación constante, sino más bien frío repentino ante un cambio brusco de temperatura, lo que indica que tu cuerpo no regula bien su temperatura como hacía antes del embarazo.

Además, esta sensación puede durar solo las primeras semanas o toda la gestación, pero no es preocupante ni indica nada malo. Como decíamos, los cambios hormonales, unidos a una menor actividad, pueden explicar esta desagradable sensación.

Para contrarrestar este frío, puedes seguir estos consejos:

1- Evita los cambios bruscos de temperatura. Ten cuidado con la temperatura a la que regulas la calefacción o el aire acondicionado para no pasar de mucho frío a mucho calor de repente.

2- Evita las horas más frías del día para salir a la calle (siempre que sea posible, claro).

3- No te duches ni bañes con agua demasiado caliente.

4- Hidrátate bien a diario para mantener la salud de tu piel, la primera barrera contra el frío.

5- Viste con varias prendas para poder ponerte o quitarte según tengas más o menos calor. Evita los materiales sintéticos que dan más frío y las prendas muy ajustadas.

6- Usa siempre gorro en invierno y lleva los pies calientes ya que el frío se escapa por la cabeza y los pies.

7- Come platos calientes, de cuchara, que aportan energía y dan calor.

8- Las infusiones después de comer también son buenas y dan calor.

9- Realiza ejercicio físico con regularidad para mantenerte en forma y entrar en calor.

10- No te quedes quieta y parada mucho tiempo en un mismo sitio, intenta moverte cada dos horas al menos.

 

 

Fuente:

- Lynn Huggins-Cooper (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed. Nowtilus.

- Dra, Miriam Stoppard, (2006), Padres primerizos, Madrid, Ed. Pearson.