Llegó el mes de junio y se acerca el periodo de exámenes. Además, con el final de curso, en el colegio se juntan un gran número de actividades que demandan a tus hijos estar bien concentrados y en pleno rendimiento intelectual: festivales de danza, representaciones de teatro, audiciones de música, pruebas y evaluaciones casi a diario, etc.

Con una buena alimentación puedes ayudar a tus hijos a concentrarse mejor en sus tareas y terminar el curso con éxito.

Por supuesto hay que seguir siempre una dieta variada y bien equilibrada en nutrientes, pero hay algunos alimentos que destacan por sus cualidades relacionadas con la memoria que no pueden faltar.

El pescado azul y las nueces contienen ácidos grasos omega-3, un nutriente esencial para el funcionamiento del cerebro y el proceso de aprendizaje. Procura dar a tu hijos dos raciones de pescado azul (boquerones, sardinas, salmón, caballa, bonito, atún) a la semana y ponles nueces en el postre, desayuno o merienda.

La lecitina de soja contiene un fosfolípido que forma parte de las membranas de las neuronas (la fosfatidilcolina), vitaminas del grupo B que contribuyen a la síntesis de neurotransmisores, vitamina E con función antioxidante y minerales como el fósforo, bueno para la memoria. Es un complemento alimenticio que puedes encontrar en múltiples preparaciones. Para los niños lo más fácil es usarla en polvo, mezclando una cucharada de postre en el yogur o con un zumo de fruta.

Las frutas son ricas en vitaminas antioxidantes, no olvides darles tres raciones diarias de fruta y aprovecha la gran variedad que tenemos en esta época del año.

Evita abusar de alimentos ricos en azúcar, ya que en un primer momento parece que ayudan a concentrarse pero también producen hiperactividad y nerviosismo en los niños.

Y al terminar la jornada, recuerda que los niños deben dormir más horas que los adultos, por eso es importante cenar temprano y acostarse pronto, para descansar bien por la noche y consolidar lo aprendido durante el día.