También conocido como exantema súbito, es una infección viral muy habitual en bebés que acusa una característica erupción cutánea. Al ser un virus, no tiene un tratamiento, solo medidas para aliviar sus síntomas, como la fiebre.

 

¿Qué es la roséola?

La roséola está causada por un virus y se la conoce también como sexta enfermedad, fiebre de los tres días o exantema súbito. El nombre de sexta enfermedad proviene de una clasificación antigua de las enfermedades exantémicas infantiles, donde las 5 primeras eran escarlatina, sarampión, rubéola, varicela y eritema infeccioso.

Es una enfermedad aguda y benigna muy habitual en niños pequeños (el 90% de los casos se producen antes de los 2 años de vida). Puede producirse en cualquier época del año.

Los síntomas característicos de la roséola son:

  • Fiebre alta repentina que dura tres días
  • Enrojecimiento de los ojos
  • Irritabilidad
  • Dolor de garganta
  • Congestión nasal
  • Ganglios del cuello inflamados
  • Unos 3 días después de aparecer la fiebre, en cuanto desaparece esta, surge una erupción cutánea de color rosado que se extiende por el tronco, los brazos, las piernas y el cuello. Suelen ser manchas pequeñas, de 1-3 mm de diámetro, que confluyen. La erupción o exantema dura habitualmente entre 1 y 3 días.

 

¿Cómo se trata?

Al ser un virus es contagioso y la vía principal de contagio es el contacto con las secreciones respiratorias y la saliva, bien de niños con síntomas de infección o bien de personas asintomáticas que eliminan el virus, ya que, una vez que se ha padecido esta enfermedad, el organismo crea anticuerpos y no vuelve a desarrollarse.

 El tratamiento es sintomático, con antitérmicos para la fiebre y manteniendo una buena hidratación.

Tener unos buenos hábitos higiénicos, sobre todo lavarse frecuentemente las manos, puede ayudar a evitar el contagio.

 

 

Fuente:

- “Exantema súbito”, blog EnFamilia de la AEP, http://enfamilia.aeped.es/temas-salud/exantema-subito