La edad de aparición de los primeros dientes y su ritmo de crecimiento son diferentes en cada bebé pero lo que es común a todos es que unos buenos hábitos higiénicos y de alimentación desde el nacimiento, colaborarán en el crecimiento de unos dientes sanos y el mantenimiento de una boca saludable.

Estos son algunos consejos para una correcta higiene dental:

- Desde el nacimiento y durante la aparición de los primeros dientes se deben limpiar las encías del bebé una vez al día, por ejemplo en el momento del baño. Será suficiente con pasar una gasa estéril húmeda sobre las encías, los piquitos que vayan apareciendo y la lengua.

- Entre el año y los 18 meses, con la aparición de las muelas, ya puedes empezar a enseñar a tu hijo a utilizar el cepillo de dientes. Al principio deberás completar tú el cepillado, pero a partir de los 2-4 años ya podrá hacerlo solito.

- Hasta los 2 años el cepillado se realizará sin ningún tipo de producto dentífrico, pues a esta edad aun no ha madurado totalmente el reflejo de deglución.

Además, debes cuidar algunos aspectos relacionados con la alimentación para que tu hijo tenga unos dientes sanos como:

- No añadir azúcar, miel u otro tipo de edulcorantes al biberón ni  endulzarle los chupetes o tetinas.

- Abandonar el biberón en torno a los 14-18 meses y procurar que tome la leche en una taza con asas laterales.

- Los chupetes y tetinas deben limpiarse a diario y ser de uso personal, sin compartirse entre hermanos.

También es importante que revises de vez en cuando el estado de crecimiento de los dientes de tu bebé: cuántos dientes tiene, cuántos le faltan, coloración, tamaño… y ante cualquier duda, ¡consulta con tu pediatra!

Quizás hayas escuchado en alguna ocasión que los suplementos de flúor son beneficiosos para el crecimiento y desarrollo de los dientes. Hoy en día, los expertos en odontología pediátrica, únicamente recomiendan dar suplementos de flúor en grupos de riesgo como en niños con un grave retraso psicomotor, con ortodoncias o de familias con pocos recursos económicos y sociales.

Para complementar esta información, puedes consultar nuestros artículos relacionados: ¡Yo no tengo caries! y ¡Empieza el día con energía!