Dentro de nuestro aparato digestivo, el equilibrio de la flora intestinal es fundamental para el correcto funcionamiento del organismo. En la misma, conviven microorganismos potencialmente “dañinos”,  que se encuentran controlados por otros (sobre todo bifidobacterias y Lactobacilos) que nos resultan muy beneficiosos, pues además de ayudarnos en diversas funciones, como por ejemplo mejorar la absorción de nutrientes, desempeñan un papel importante en mantener activadas las defensas naturales, y por tanto se considera que pueden ser de utilidad para defendernos de las agresiones externas.

Para ayudar a conservar este equilibrio, existen ingredientes que pueden ser incluidos fácilmente en nuestra alimentación, y en la de nuestros niños, como es el caso de los probióticos.

Los probióticos son microorganismos vivos que ingeridos en cantidades suficientes son capaces de modificar la flora o microbiota intestinal, ayudando a incrementar los niveles de las bacterias con efectos positivos para el organismo.

Los probióticos más utilizados son las bifidobacterias y los lactobacilos, debido a los numerosos estudios que se han publicado resaltando los efectos beneficiosos que producen.

Si  su consumo puede ser de utilidad para muchos adultos, podemos entender la importancia que tienen cuando se trata de la población infantil, que al tener todavía muy inmaduras las defensas, se beneficia  aún más de su ayuda.

En el caso de los lactantes alimentados al pecho, la leche materna les aporta probióticos ya que incorpora a su composición parte de los que la madre consume y los que se encuentran en los conductos galactóforos, el pezón o alrededor de la aureola mamaria. En etapas posteriores de la vida, la principal fuente suelen ser los alimentos lácteos fermentados.

Laboratorios Ordesa, consciente de la importancia de los probióticos en la alimentación de los lactantes y los niños de corta edad, los ha incorporado en sus principales gamas de alimentos infantiles, como es el caso de la leche de continuación Blemil plus 2 forte y sus papillas Blevit plus Duplo, y Blevit RizCrem y Zanasec. Además, ha desarrollado Symbioram, un complemento alimenticio especialmente destinado a favorecer la recuperación de una flora intestinal saludable en niños y adultos tras aquellos procesos que pueden alterar su equilibrio como son las diarreas y los tratamientos con antibióticos.