Los galactogogos son sustancias, naturales o farmacológicas, que ayudan a aumentar la producción de leche materna.

El método mejor y más efectivo para aumentar la producción de leche materna es aumentar la demanda del bebé, es decir, poner al bebé más a menudo y más tiempo al pecho. Y es que la producción de leche está ligada a la succión del pequeño y a sus necesidades. Cuanto más demande el bebé, más leche se producirá para cubrir sus necesidades.

Sin embargo, hay determinadas ocasiones en las que la producción de leche materna es baja o tarda en producirse la subida de leche por lo que los galactogogos pueden ser de utilidad. Aquí os describimos algunas de ellas:

- Ante determinadas enfermedades de la madre que pueden afectar a la producción de leche.

- Si la mujer va a adoptar a un bebé y quiere darle el pecho. Aunque sea difícil, es posible, sin haber estado embarazada, producir leche, pero son necesarios varios meses de uso de un sacaleches y de galactogogos para estimular la producción de leche.

- Si la madre ha tenido que dejar de dar el pecho al bebé por algún motivo (principalmente, enfermedad) y quiere volver a darle de mamar.

En estas circunstancias, se puede recurrir a los galactogogos, siempre consultando previamente al médico, quien te podrá orientar en este tema.

Existen dos tipos de galactogogos: naturales y farmacológicos.

En cuanto a los naturales, tradicionalmente se han usado extractos vegetales como el fenogreco, cardo mariano, galega, anís, hinojo....

Asimismo, está muy extendida la creencia de que algunos alimentos o bebidas, como las almendras o la cerveza por su contenido en cebada y beta-glucanos, actúan como galactogogos.

En cuanto a los farmacológicos, hay medicamentos pensados para aumentar la producción de prolactina, la hormona encargada de la producción de leche. El más eficaz actualmente es la domperidona, además de ser el más seguro para el bebé.

En cualquier caso, si te encuentras en alguna de estas situaciones y estás pensando en tomar galactogogos, lo mejor es que lo consultes siempre con tu médico.

 

 

 

Fuentes:

- Estudio de la Federación de Matronas “¿Qué sabemos de los galactogogos?”: http://www.federacion-matronas.org/rs/643/d112d6ad-54ec-438b-9358-4483f9e98868/703/filename/vol10n4pag27-30.pdf

- Matronas y tú, el blog de FAME: https://matronasytu.com/tag/galactogogos/