Muchas embarazadas se preguntan qué siente el bebé durante las horas que dura el parto, si sufre, si nota dolor, si está angustiado… te contestamos a todas estas dudas.

Aunque no se sabe con exactitud qué mecanismo desencadena el parto, sí se sabe que es el bebé el que decide en qué momento está listo y quiere salir (en los partos normales de más de 37 semanas, claro). Así, en las horas previas se nutre adecuadamente para aguantar todo el trabajo de parto y comienza a producir una gran cantidad de endorfinas para disminuir el dolor suyo y el de su mamá.

Una vez que comienzan las contracciones, el bebé se coloca en posición fetal para poder salir y espera a que la dilatación se haya completado para que los pujos le ayuden a descender el canal de parto. A medida que las contracciones se vuelven más fuertes e intensas, el bebé empieza a segregar unas sustancias denominadas catecolaminas que le hace aumentar su resistencia.

Cuando comienzan los pujos, se gira para favorecer su paso y va deslizándose por los diferentes planos de Hodge hasta que, por fin, saca la cabeza. Todo este proceso suele durar horas durante las cuales la mayoría de mamás se preguntan qué estará sintiendo y si notará dolor con las contracciones o los pujos.

Aunque no se sabe con seguridad ya que no se les puede preguntar a los bebés al nacer y, al crecer, olvidamos el parto, muchas investigaciones sugieren lo siguiente:

  • Fase de contracciones: Durante la primera fase de contracciones el bebé está tranquilo y no sufre, incluso puede moverse y se pasa gran rato dormido. Estas primeras contracciones son como un masaje para él. Cuando las contracciones se vuelven más intensas y frecuentes, las endorfinas que segrega le ayudan a sentir menos dolor y estrés.
  • Pujos: Atravesar el canal de parto y pasar los diferentes niveles sí puede ser un poco más duro ya que cada pujo ejerce una fuerte presión sobre él y el útero le comprime, empujándole por un canal bastante estrecho por el que le cuesta ir saliendo. Los estudios afirman además que, una vez que tiene que bajar el canal de parto, experimenta una fuerza equivalente a 18 kg que le empuja. La sensación, dicen, es parecida a descender por un tobogán estrecho y oscuro. No obstante, el bebé está preparado para este momento, y las hormonas que segregan le ayudan a encontrarse mejor.
  • Salida al exterior: ¡Por fin está fuera! Este puede ser al principio el momento más duro ya que, de repente, se encuentra en un sitio extraño, frío, con mucha luz, muchos ruidos y en el que de pronto tiene que empezar a respirar, algo que hasta ahora no había hecho. Pero en cuanto le pongan encima de ti y note tu calor, tu olor y tu presencia, todo será maravilloso para ambos.

Es importante que estés tranquila durante todo el parto y que le mandes mensajes positivos ya que esto el ayudará a sentirse mejor.

 

Fuente: