A pesar de que no es un fenómeno que afecte a todas las mujeres embarazadas, aproximadamente un tercio experimenta lo que se conoce como sangrado de implantación. Este leve sangrado, que tiene lugar al inicio del embarazo, no debe alarmarte, ya que está motivado por causas naturales. A continuación, te explicaremos las causas que lo provocan, así como la manera de diferenciarlo de otros sangrados que sí pueden suponer problemas en tu embarazo. 

 

¿A qué se debe el sangrado de implantación?

Cuando han transcurrido entre una y dos semanas tras la fecundación, el óvulo fecundado por el espermatozoide pasa a ser un blastocisto, la siguiente fase en la etapa de desarrollo del embrión. El blastocisto tiene que adherirse a la pared del útero, donde permanecerá durante el resto del embarazo. Cuando esto sucede, se produce la ruptura de algunas de las venas que envuelven el endometrio, la membrana mucosa que cubre el interior del útero, para que el óvulo pueda implantarse en él.

Debido a que el blastocisto debe fijarse con firmeza para garantizar que no se desprenda durante el embarazo, resulta muy normal que este proceso pueda provocar un ligero sangrado. La sangre no será visible hasta al cabo de un par de días, cuando finalmente descienda a la vagina, momento en el que puede llegar a ser apreciable.

La implantación es una fase fundamental de la fecundación. El buen anclaje del óvulo fecundado al útero, pasados de 10 a 14 días tras la concepción, permitirá que el embrión disponga del canal elemental para su desarrollo. El anclaje es lo que permite que el embrión reciba el aporte de nutrientes necesario durante la primera etapa del embarazo.

La implantación es un fenómeno totalmente inofensivo para la salud y no suele superar los cuatro días de duración. Para muchas mujeres, este sangrado no llega a producirse y, para otras, pasa completamente desapercibido. En otros casos, el sangrado es perceptible, pero sigue siendo muy reducido y se limita a una gota o una pequeña mancha de sangre.

 

Mujer no sabe si está embarazada

 

¿Menstruación o sangrado de implantación?

Uno de los errores más comunes suele ser confundir el sangrado de implantación con el sangrado de una menstruación anticipada. Si bien en muchos casos, el sangrado de implantación no se produce o bien pasa totalmente desapercibido, en otras ocasiones puede dar pie a que se confunda con una menstruación leve.

Esto puede generar confusión a la hora de saber si estás embarazada o no, así como para saber a ciencia cierta cuándo nacerá el bebé. Sin embargo, existen unas cuantas diferencias que te permitirán distinguir entre ambos sangrados:

  • Textura. En el caso del sangrado de implantación, la textura suele ser de consistencia menos densa y bastante más ligera que la menstruación. Tampoco presenta coágulos.
  • Cantidad. La implantación genera menos cantidad de sangre que la menstruación.
  • Color. El tono del sangrado de implantación suele ser menos intenso, de color parduzco o rosado.  
  • Duración. El sangrado de implantación dura menos que la menstruación.

Es importante tener en cuenta estas diferencias y la posibilidad de que el sangrado sea producido por el desgarro del endometrio con tal de no descartar precipitadamente la posibilidad de embarazo.

 

Síntomas del sangrado de implantación

El sangrado de implantación también suele venir acompañado de toda una serie de síntomas totalmente normales que pueden ayudarte a detectarlo. El embarazo provoca diversos cambios en el organismo que se manifiestan en forma de síntomas como las náuseas y la hinchazón. También es bastante habitual tener sensación de sueño, así como sensibilidad en los pechos, más necesidad de orinar y cansancio.

 

Mujer con náuseas de embarazo

 

Sin embargo, existe otro tipo de sintomatología que podría alertarte de que hay posibles complicaciones. Si empiezas a padecer síntomas como dolores, coágulos en la sangre, hemorragias abundantes o calambres, tu cuerpo podría estar avisándote de que algo va mal. En cualquiera de estos casos, la mejor solución para asegurarte de que toda marcha con normalidad es que acudas a tu médico lo antes posible.

En conclusión, el sangrado de implantación es un proceso natural del organismo tras la fecundación que no debe alarmarte. Si bien no afecta a todas las mujeres, ya que cada una vive y experimenta el embarazo de forma distinta, es importante que sepas identificarlo y distinguirlo de la menstruación para así tener una primera pista de que puedes estar embarazada.

 

 

Fuentes:

Butler Tobah, Yvonne. ¿El sangrado de implantación es normal al principio del embarazo? Mayo Clinic. Recuperado de  https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/pregnancy-week-by-week/expert-answers/implantation-bleeding/faq-20058257

Equipo Juana Crespo. Cómo reconocer el sangrado de implantación. Recuperado de https://www.juanacrespo.es/como-reconocer-sangrado-implantacion/