El método Kassing es una manera de dar el biberón que reproduce las condiciones de la lactancia materna para que de esta manera el biberón no interfiera con la lactancia mixta o incluso permita volver a la lactancia materna exclusiva más adelante si así se desea. Básicamente, se trata de recrear las condiciones en cuanto a esfuerzo, estimulación y enganche.

El método Kassing fue creado por Dee Kassing, asesora de lactancia estadounidense, quien buscaba una manera diferente de alimentar con biberón a los bebés para que no olvidaran cómo mamar a pesar de haber sido alimentados con tetina artificial durante un tiempo por el motivo que fuera.

Y es que muchas veces la lactancia materna se tiene que ver interrumpida por enfermedad de la madre o del bebé, o por muchas otras razones, pero se quiere volver a dar el pecho en cuanto se pueda. Sin embargo, el bebé se acostumbra a mamar del biberón, más fácil que hacerlo del pecho, y después se niega a retomar el pecho. Para evitar estos problemas, Kassing creó este método que recrea las condiciones de esfuerzo, agarre y succión de la lactancia materna.

¿Cómo se lleva a cabo?

- Elige biberones rectos en lugar de los curvos ya que con éstos la leche cae más fácilmente y el bebé se esfuerza menos para succionar.

- Las tetinas deben ser redondas y suaves (como las de silicona), ya que se asemejan más a la forma y textura del pezón materno. Además, debe ser larga para que pueda tocar el punto en el que se unen el paladar duro y el blando, igual que en la lactancia materna. Una longitud de entre 18 milímetros y 2 centímetros es la ideal.

- Asimismo, compra tetinas de flujo lento para que la leche tarde más en salir. Con estos consejos se busca que el niño tarde unos 20 minutos en acabarse el biberón, más o menos el mismo tiempo que se suele dedicar a dar el pecho.

- Coloca al bebé en tu regazo incorporado formando un ángulo de 90 grados. Con una mano le sujetas la cabeza y la nuca y con la otra le das el bibe, que tiene que estar siempre en posición horizontal, de forma que la leche no caiga directamente en su boca.

- Antes de introducir la tetina, estimula el reflejo de succión tocando con la punta de la tetina sus mejillas, nariz y labios. Cuando abra la boca, métela suavemente, como si introdujeras el pecho.

- El biberón tiene que estar siempre en horizontal así que cuando quede poca leche, para que no le entre aire, recuesta la espalda del bebé manteniendo la barbilla alineada con el cuello. La tetina debe mantenerse siempre entera dentro de la boca.

- Este método permite al bebé controlar la respiración y la cantidad de leche que quiere, al igual que en la lactancia materna.

Y recuerda que cuando la lactancia materna no sea posible o resulte insuficiente, una excelente alternativa es nuestra leche de continuación Blemil plus 2 forte, la cual basa su composición en los numerosos estudios que hemos realizado para conocer en profundidad la composición de la leche materna.

Puedes encontrar más información sobre la lactancia mixta y la introducción de las leches infantiles en la alimentación del bebé en nuestros artículos:

Cómo introducir el biberón

Preparando el biberón