El puerperio o cuarentena es la etapa inmediatamente posterior al parto que dura unos 40 días en los que el organismo de la mujer experimenta una serie de cambios físicos y emocionales encaminados a que el cuerpo vuelva a su estado anterior al embarazo y se adapte a la nueva vida con el bebé.

Antes conocido como cuarentena, el puerperio o posparto es un periodo que dura entre 6 y 8 semanas en el que se producen multitud de cambios en el cuerpo de la mujer, no solo a nivel físico sino también emocional ya que supone el periodo de adaptación de la mujer a su bebé y viceversa.

Es una etapa muy importante para la recuperación de la mujer tras los cambios sufridos en su organismo durante el embarazo y el parto en la que se producen muchos ajustes que debes conocer:

- Se producen pérdidas de sangre conocidas como loquios. Los primeros días son más abundantes y de color rojizo; a los 4 o 5 días se vuelven rosados y, en torno a las dos semanas, son amarillentos y muy ligeros. Este sangrado vaginal puede durar hasta 4 semanas, aunque los últimos días suele ser muy escaso e irregular

- También es frecuente notar en los primeros días los entuertos o contracciones del útero que sirven para que éste vuelva a su estado y tamaño anterior al embarazo.

 

- El útero, al final de la gestación, suele medir unos 30 cm. En estas semanas involucionará para volver a su medida original de unos 8 cm.

- El endometrio cicatriza en los primeros 25 días, tras lo cual su espesor crece discretamente, aunque no es frecuente que la menstruación, sobre todo si se da el pecho de manera exclusiva.

- La concentración de hormonas poco a poco se normaliza.

- Tanto el cuello uterino, como la vagina, la vulva, el himen o el perineo suelen cicatrizar rápidamente.

- Los órganos internos (aparto digestivo, urinario) vuelven a su estado original.

- Los pechos aumentan su tamaño y temperatura y empiezan a secretar calostro primero y, en torno a las 48 horas siguientes, leche.

- Adaptarse al nuevo bebé con todos los cambios físicos y hormonales que se viven en estos primeros días pueden provocar cambios bruscos de humor, alegría desenfrenada, tristeza repentina, agobio… Es normal, en unos días te estabilizarás.

Posibles complicaciones que debes tener en cuenta

- Hemorragias vaginales: Si pasada una semana tienes sangrados vaginales abundantes y rojizos, acude al médico.

- El cuello del útero y el útero más están expuestos a una infección, así como la cicatriz de la episiotomía. Mantén una buena higiene para evitar infecciones. Si notas secreciones vaginales intensas, de mal olor o color extraño y/o si la cicatriz supura pus o huele mal, ve al médico..

- Los cambios de humor en los primeros días y una cierta melancolía son normales, pero si se alargan en el tiempo pueden ser síntoma de una depresión posparto.