El segundo trimestre comienza en la semana 13 y dura hasta la 27. En estas semanas te repetirán algunas pruebas, como los análisis de sangre y de orina, te harán una ecografía y el test de O´Sullivan. ¿Sabes qué se busca con cada una de estas pruebas?

Análisis de sangre: Se comprueban los valores de los glóbulos rojos, los glóbulos blancos, las plaquetas, la hemoglobina y el hematocrito. También los niveles de hierro y tus valores hormonales. Se repiten las serologías para determinar la hepatitis B, la rubéola o la toxoplasmosis.

Además, se controla el colesterol y los triglicéridos ya que suelen aumentar hasta un 50% en esta segunda etapa; aunque es normal y no debe preocuparte.

Por último, se repite el test de Coombs, que sirve para averiguar si el factor Rh de la madre y el del bebé son incompatibles, lo que podría dar lugar a graves complicaciones para el feto, como anemia u otras enfermedades hemolíticas.

Análisis de orina: Además de valorar si hay una posible infección de orina, este análisis también sirve para detectar otras enfermedades como preeclampsia, diabetes gestacional o carencia de azúcar.

Ecografía semana 20: Es una ecografía trascendental ya que en ella se valoran todos los órganos del bebé en busca de posibles malformaciones o anomalías.

Asimismo, se observa el cordón umbilical para comprobar su longitud y el número correcto de vasos sanguíneos, y detectar alguna posible anomalía como prolapsos.

También se estudia el tamaño, madurez y posición de la placenta; la cantidad de líquido amniótico; el tamaño y peso del feto y su bienestar fetal.

Y, por supuesto, el sexo del bebé.

Test O´Sullivan o Prueba de Tolerancia Oral a la Glucosa: Detecta si la madre tiene diabetes gestacional, una enfermedad propia del embarazo bastante habitual que consiste en un desarreglo de la regulación de la glucosa.

Consiste en medir la glucosa en sangre de la mujer en ayunas y, después, se le da un vaso con glucosa a la mujer y se vuelve a medir sus niveles de glucosa una hora después. Si son más bajos de 140 mg/dl no hay diabetes gestacional. Si da por encima, habría que hacer a la mujer la prueba ampliada que consiste en una tercera medición tres horas después. Así, se ve si su páncreas está funcionando correctamente o se ha visto afectado por la gestación.

En el caso de que exista diabetes gestacional, es habitual que se planteen medidas dietéticas a la embarazada para controlarla.