Desde las primeras semanas de la concepción es posible notar una serie de cambios en el cuerpo que evidencian que se ha producido un embarazo. Náuseas, cambios en los senos, cansancio o aumento de las ganas de ir al baño son algunos de ellos.

Algunos de los primeros síntomas de embarazo pueden confundirse con la bajada de la menstruación, como los dolores abdominales o los cambios en los senos, pero hay un síntoma claro que evidencia el embarazo y que es el que realmente hace sospechar: la amenorrea o ausencia de la regla.

Si estás buscando un embarazo y tienes un retraso, es conveniente hacerse un test de embarazo para confirmar o no las sospechas. Si la prueba es positiva, a partir de ahí es posible que empieces a notar otros cambios y síntomas:

  • Náuseas: las sufren, aproximadamente, la mitad de las gestantes. Pueden ir unidas a vómitos o no. Suelen presentarse a primera hora de la mañana aunque pueden durar todo el día. Generalmente, desaparecen pasado el primer trimestre ya que se cree que son debidas al aumento de la hormona del embarazo, la beta GCH o gonadotropina coriónica humana, más elevada en estas primeras semanas.
  • Cambios en los senos: hinchazón, sensibilidad, dolor… También los pezones cambian y se vuelven más grandes y oscuros.
  • Cansancio y sueño: el aumento de la producción sanguínea, la disminución de la glucosa en sangre o el aumento de la progesterona causan fatiga y sueño.
  • Dolores abdominales: son muy similares a los dolores menstruales, por eso hasta que se confirme el embarazo pueden confundirse con ésta. Están relacionados con la implantación y las contracciones que sufre el útero al alojar el embrión.
  • Aumento del apetito: notarás más hambre y más a menudo. Eso no significa que debas comer por dos, aunque sí que debes aumentar las calorías diarias que consumas para asegurar el alimento a tu pequeño.
  • Sensibilidad olfativa: el sentido del olfato se agudiza y es normal percibir los olores (tanto los buenos como los malos) con más intensidad. También es posible que desarrolles aversión a ciertos olores que antes te gustaban.
  • Cambios de humor: la revolución hormonal provoca estas variaciones y altibajos en el humor.
  • Aumento de las ganas de hacer pipi: las hormonas también hacen que tengas más ganas de ir al baño desde el primer momento del embarazo. Lo notarás especialmente por la noche.
  • Incremento de la secreción salival: la producción de saliva aumenta e incluso puede notarse una sensación como de sabor metálico.

Estos son los principales síntomas de embarazo que pueden notarse en las primeras semanas, pero no todas las mujeres los notan ni en la misma intensidad.