Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de uso y de medición de nuestra web.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EL ABC de la lactancia materna: agarre y posturas para amamantar

EL ABC de la lactancia materna: agarre y posturas para amamantar

La lactancia materna supone pasar muchas horas amamantando a tu bebé, y no sólo es importante conseguir un buen agarre, sino también que tú estés cómoda y relajada para que disfrutes del momento de las tomas sin que éstas se conviertan en un suplicio. En este post queremos hablarte de las posiciones básicas para amamantar y de lo que necesitas saber si comienzas esta gran aventura de la lactancia.

 

Posición del bebé y agarre

Independientemente de la postura que elijas en cada momento para dar el pecho a tu bebé, es necesario que haya un buen agarre para garantizar la succión, y a la vez, evitar lesiones en el pezón.

Estas son las señales que indican que hay un buen agarre:

  • El bebé abarca gran parte de la areola con la boca.
  • Los labios del bebé están invertidos hacia afuera, como haciendo un efecto de ventosa.
  • Tanto la nariz como el mentón del bebé están pegados al pecho.
  • La lengua del bebé se sitúa por debajo del pezón.

Si acabas de comenzar con la lactancia y todavía no tienes práctica con el agarre, puedes usar la técnica del sándwich que consiste en colocar la mano sobre el pecho en forma de C y presionarlo, como si fuera un sándwich, para introducirlo en la boca del bebé. Comprueba que dejas la areola libre para no interferir en el agarre.

Recuerda que, si el bebé se coge bien al pecho, la lactancia no es dolorosa.

 

Posiciones para amamantar según el momento

A continuación, te describimos diferentes posturas que puedes usar para amamantar a tu bebé:

            Sentada: Estando sentada, sujeta al bebé poniendo la mano en su espalda, y apoyando su cabeza en el antebrazo, intentando que el cuello no se flexione. Con la otra mano puedes realizar la técnica del sándwich para conseguir un buen agarre e introducir el pezón y parte de la areola en la boca del bebé.

            Acostada: Para esta postura debes tumbarte de lado y colocar al bebé frente a ti, también de lado, en paralelo. Para facilitar el agarre, cuando abra la boca puedes acercarlo suavemente a ti poniendo tu mano en su espalda. Esta postura es perfecta en los primeros días de lactancia, en los que la madre puede estar con molestias por el parto o la cesárea, y también para amamantar por las noches.

            La del caballito: Estando sentada, y con las caderas ligeramente adelantadas, sienta al bebé a horcajadas sobre una de tus piernas, con su abdomen pegado al tuyo. Cuando abra la boca, introduce tu pezón y la areola y sujeta el pecho desde abajo si lo necesitas. Esta postura es muy recomendable para bebés que todavía no tienen afianzado un buen agarre o que sufren reflujo gastroesofágico. Si tienes grietas, también te ayudará a que las tomas duelan menos.

            Posición invertida o del balón de rugby: Sentada cómodamente, pasa el cuerpo del bebé por debajo de tu axila, dejando sus pies hacia tu espalda, y su cabeza a la altura del pecho. Intenta sujetar bien su espalda y cuello, pero mantén libre su cabeza para que se pueda agarrar bien. Esta postura es muy usada con bebés prematuros o gemelos, que se situarían cada uno bajo de cada brazo. Si tienes molestias en el pecho por obstrucción o mastitis, esta postura te ayudará a drenar los conductos de la cara externa de los pechos.

 

Algunas recomendaciones para la lactancia

  • Sea cual sea la postura que escojas, asegúrate de estar cómoda y de tener bien apoyada la espalda y los pies.
  • El pecho no ha de ir hacia el bebé, sino que es el bebé el que ha de ir hacia el pecho.
  • El pezón debe estar frente a la nariz del bebé sin que sea necesario que flexione el cuello o ladee la cabeza.
  • Cuando tu bebé ya esté succionando, fíjate si en la zona de la articulación de la mandíbula se produce un leve movimiento, esto indica que el agarre es correcto.
  • Combinar diferentes posturas te ayudará a mantener todos los conductos que conforman el pecho bien drenados, previniendo posibles obstrucciones.

 

Si estás iniciándote en la lactancia materna, es posible que todas estas posturas e indicaciones parezcan algo complejo, pero al final se trata de algo natural que acabará siendo parte de vuestro día a día. En cada toma iréis afianzando el agarre e irás encontrando las posturas para amamantar con las que tú te sientas más cómoda.

 

 

Fuentes:

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto