Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Posiciones fetales durante el parto

Posiciones fetales durante el parto

En torno a la semana 30 de embarazo el bebé se coloca en la posición definitiva de cara al parto. En el 95% de los casos lo hace boca abajo y con la cara mirando hacia la columna de la mamá, la mejor postura para el parto vaginal, pero puede adoptar otras posturas.

Aunque hacia la semana 30 la mayoría de fetos ya está colocado en la postura definitiva, todavía tiene posibilidad de moverse y cambiar hasta la semana 35 más o menos, cuando ya su tamaño dificulta que cambie de postura sin ayuda externa.

Estas son las posturas que puede adoptar el feto:

 

1- Posición cefálica anterior

Es la posición más habitual ya que favorece un parto vaginal sin complicaciones, por lo que el 95% de los bebés se coloca así.

El feto se encuentra boca abajo, con la parte más pequeña de la cabeza en dirección al canal de parto y la coronilla encajada en la pelvis. Su cara mira hacia la columna de la madre.

 

2- Posición cefálica posterior

Al igual que en la posición anterior, se encuentra boca abajo, pero su cara está mirando hacia el canal de parto, es decir, la espalda del bebé se apoya en la de su madre. En esta postura también es posible un parto vaginal, aunque suelen ser un parto más largo ya que esa posición dificulta su salida.

 

3- Posición podálica o de nalgas

Es aquella en la que la pelvis del bebé en situación longitudinal está en contacto con la pelvis materna. Existen tres tipos de presentación de nalgas:

  • Completa: El bebé está sentado flexionando las articulaciones de la cadera y las rodillas, con las piernas dobladas y los pies cerca de las nalgas.
  • Nalgas puras: Las piernas del bebé están colocadas hacia arriba y estiradas, frente a su cara. Es la más habitual de las tres.
  • Incompleta: El bebé está sentado y uno de los pies está hacia abajo, hacia el canal de parto.

En posición de nalgas es posible un parto vaginal pero es muy complicado y puede conllevar riesgos, con lo que se suele recurrir a una cesárea.

También se puede intentar antes del parto la versión cefálica externa para girar el bebé hacia abajo.

En torno al 3% de bebés adopta esta postura.

 

4- Transversal

Tan solo un 1% de bebés adopta esta postura. Aquí, el bebé está totalmente cruzado, es decir, ubicado de forma transversal en relación a la madre. La espalda del bebé puede estar hacia abajo, con un hombro en dirección al canal de parto, o hacia arriba, con las manos y los pies hacia el canal.

Se puede intentar también girar al pequeño con la versión cefálica externa pero, si no se consigue, hay que llevar a cabo una cesárea ya que un parto vaginal es muy arriesgado.

 

 

Fuente:

- “Los Consejos de tu Matrona”, 4ª Ed. (2014), Guía elaborada por la Asociación Española de Matronas. http://www.aesmatronas.com/descargas/consejos_de_tu_matrona.pdf

- Goer, Henci (2013), Guía de la mujer consciente para un parto mejor, Ed. Ob Stare.

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto