A diferencia de los animales, los seres humanos no somos capaces de andar hasta nuestro duodécimo mes de vida, aproximadamente. Pero, ¿por qué ocurre esto si somos la especie que más ha evolucionado?

Un caballo, al poco tiempo de haber nacido, ya puede andar e incluso correr, al igual que las jirafas. Los cachorros de león comienzan a dar sus primeros pasos tras 15 días de su nacimiento.

Sin embargo, los humanos, a pesar de denominarnos “raza superior”, al nacer estamos muy indefensos porque en ese momento nuestras habilidades motoras son nulas. Además, dependemos cien por cien de nuestros padres.

Todo indica que, cuando nuestros ancestros dieron sus primeros pasos hace 7 millones de años en postura bípeda, conocieron muchas ventajas y la adoptaron. Gracias a esta nueva posición, la pelvis evolucionó con el tiempo y conllevó a la disminución del canal del parto en las mujeres.

Por esta razón, el parto se reduce a 9 meses. Es decir, que si el cerebro del bebé sigue creciendo más todavía en el vientre, sería imposible salir por el canal vaginal de su madre. Muchos expertos afirman que la gestación debería ser de 21 meses, pero es totalmente inviable.

En consecuencia, la primera vez que vemos la luz nuestro cerebro no está completamente desarrollado y no puede enviar señales para que caminemos. Además, los huesos del cráneo siguen sin estar formados para que el cerebro siga creciendo.

Así pues, diferenciándonos de los animales, ellos tienen una gestación completa y a nosotros todavía nos queda madurar tras nuestro nacimiento.

También hay que señalar que nuestra forma de andar bípeda y el apoyo completo de la planta del pie pueden suponernos un aprendizaje más lento que el andar a cuatro patas.

Por último, otro estudio refleja que este hecho nos ha hecho más inteligentes. En otras palabras, que el dar a luz prematuramente nos ha obligado a comprender qué quiere nuestro hijo sin que diga nada. Sabemos si el llanto está relacionado con el hambre o si tiene frío, por ejemplo.

 

 

 

Fuente:

- Estudio Universidad de Lund (Suecia) publicado en Lives Science: http://www.livescience.com/9760-study-reveals-infants-walk.html