El yogur es uno de los alimentos más populares  en desayunos, meriendas, postres… tanto de niños como mayores. Yogur natural, azucarado, de sabores, con trocitos de frutas, con “bifidus”... e incluso con leche de continuación para los más peques.

¿Pero qué ventajas tiene el yogur que hace que sea un alimento tan bueno?

Los yogures se producen a partir de la leche, gracias a la adición de unos “fermentos lácticos” que transforman el azúcar de esta leche (la lactosa) en ácido láctico dándole ese sabor ácido característico y sobre todo sumando a los beneficios de la leche, las ventajas de este proceso.

Veamos algunas de ellas:

  • Contiene todos los nutrientes de la leche (proteínas, hidratos de carbono, grasas y una buena cantidad de vitaminas y minerales, sobre todo calcio) y por tanto los beneficios de ellos, pero además se digiere y absorbe más fácilmente, por lo que muchos de estos compuestos se aprovechan mejor.
  • Favorece el desarrollo de una flora intestinal saludable, lo que nos viene muy bien para mejorar las defensas del organismo.
  • Nos ayuda a regular el buen funcionamiento del sistema digestivo. Ayuda a reducir la aparición tanto de diarreas como de estreñimiento.
  • Su acidez mejora la absorción de minerales, entre ellos el calcio del cual es muy rico, convirtiendo al yogur en un alimento especialmente indicado tanto para niños, como para  mayores, embarazadas, madres lactantes y en general para todas aquellas personas que necesiten una mayor cantidad de calcio en la dieta.
  • Lo puedes tomar solo, pero es muy combinable con otros alimentos (cereales, frutas…….) aumentando de esta forma el aporte nutricional. Incluso puedes, a través de las distintas marcas, encontrar en el mercado productos que ya incorporan estos ingredientes.

En definitiva, el yogur es un alimento muy completo, fácil de digerir, con un amplio abanico de sabores, texturas, colores… para hacer más divertidos los desayunos, postres o meriendas de los más pequeños. Resulta una alternativa ideal para todos, pero especialmente para los distintos grupos de población en que están aumentadas las necesidades de calcio y otros nutrientes presentes en la leche, con la ventaja de una mejor digestión y absorción y con un sabor delicioso que favorece su consumo.

Para obtener más información, puedes leer los artículos relacionados: Calcio en embarazo y lactancia; y los lácteos en la infancia.