No es común hablar del parto transversal porque sólo se da en el 1% de los embarazos. Consiste en que el feto se encuentra colocado de lado respecto al canal del parto, pero se puede evitar con diferentes técnicas.

En las últimas semanas de embarazo, el bebé se suele situar en dos posiciones principalmente para el parto: cefálica o de cabeza y podálica o de nalgas. La más favorable para el parto natural es la cefálica y suele ocurrir en el 95% de los casos.

Causas

En las madres primerizas, los motivos principales son una malformación de la pelvis o el útero y la existencia de un fibroma en el útero. También, si el parto es de forma prematura, el riesgo aumenta.

Sin embargo, en las madres que han dado a luz en más de cinco ocasiones, puede ser resultado del deterioro de la elasticidad de las paredes del útero.

Consecuencias

Si el bebé no ha conseguido voltearse antes del parto, lo más seguro es la cesárea. De forma natural es imposible debido al peligro de prolapso del cordón umbilical que conlleva a problemas graves tanto para la madre como para el feto.

 Tratamientos

  • Versión Cefálica Externa (VCE). Es el procedimiento más conocido y se puede llevar a cabo a partir de la semana 37 en los embarazos que no se presentan en posición cefálica. Consiste en que el médico presiona la pared abdominal de la madre con el fin de deslizar al feto para que se coloque de forma cefálica. La única contrariedad que presenta esta práctica es que puede provocar el parto y que no siempre funciona (la tasa de éxito ronda el 75%).
  • Osteopatía o masajes. La relajación ayuda a dejar atrás el estrés y favorece que el bebé consiga girarse para conseguir la posición correcta.
  • Maxibustión. La función principal de esta técnica es estimular el flujo sanguíneo y, con ello, la contracción del útero. Se efectúa entre las semanas 34 y 36 de forma continua para que el pequeño vaya girando.
  • Agua. Tanto practicar natación como relajarte en el agua refuerza que el bebé vaya girando. 
  • Caminar a 4 patas también ayuda a que el bebé adopte la posición correcta.

 

 

Fuente:

- Goer, Henci (2013), Guía de la mujer consciente para un parto mejor, Ed. Ob Stare.