Es posible que tu pequeño ya haya pasado por una o varias otitis, así como otros niños cercanos a ti. ¿Por qué se producen? ¿Se pueden evitar? Damos respuesta a estas y más preguntas sobre las infecciones de oído y todo lo que con llevan.

 

Otitis media

Es la otitis más común. Se trata de la infección del oído medio, situado detrás del tímpano y es muy frecuente en los primeros años de vida, de hecho, entre el 80 % y el 90 % de los niños la sufren en algún momento de su infancia. En principio, no es algo grave, pero es muy molesta y causa mucho dolor al bebé.

Niña pequeña con dolor de oído por otitis

 

Causas de la otitis

Detrás de una otitis suele haber una infección por virus o bacterias que inicialmente provoca un catarro, infección de garganta o de vías altas y que genera abundante mucosidad. Esta mucosidad se va acumulando en la trompa de Eustaquio, el túnel que comunica la nariz con el oído, y si es muy densa y no logra descender de nuevo por la trompa, acaba dando lugar a una otitis media. Es más frecuente en niños porque tienen las trompas de Eustaquio más cortas y rectas, lo que dificulta el drenaje hacia fuera del oído.

Si la membrana del tímpano se abomba y el pediatra la ve enrojecida, el diagnóstico será otitis media aguda.

Cuando la mucosidad se sigue acumulando y sigue tensando la membrana del tímpano, puede acabar perforándola y supurando.

 

Factores que aumentan la posibilidad de sufrir otitis media

Como te explicábamos antes, la otitis es muy común en los niños pequeños, y el 90 % de los menores de 5 años han sufrido algún episodio, y el 30 % puede sufrirla de manera frecuente.

A continuación, te detallamos qué factores influyen en su aparición:

  • Frío. Los meses de invierno son en los que más casos suelen diagnosticarse.
  • Antecedentes familiares. Tener un hermano con otitis recurrente, aumenta el riesgo de padecerla.
  • Sexo. Los niños suelen sufrir más otitis que las niñas.
  • Otitis antes de los 6 meses. Un episodio de otitis en este periodo puede predisponer al bebé a padecerla de nuevo.
  • Alimentación con lactancia artificial. La leche materna aporta al bebé agentes antiinfeciosos, por los que los bebés alimentados de este modo tienen menos probabilidades de padecer otitis.
  • Ir a la guardería. Debido al frecuente contacto con otros niños en espacios cerrados hace que sea más fácil contraer resfriados e infecciones.
  • Fumadores en casa. El humo ambiental predispone a contraer infecciones en las vías altas durante la infancia.

 

Síntomas de la otitis

Si el bebé es muy pequeño, a veces cuesta detectar la otitis, pero si estás atenta/o estás señales te darán la clave: 

  • Irritabilidad y llanto persistente.
  • Dificultad para dormir.
  • Pérdida de apetito.
  • Presencia de fiebre.
  • El dolor de oídos puede ser leve o muy intenso. Si ya tiene cierta movilidad, pero todavía no habla, es posible que se toque con insistencia las orejas.
  • Cuando se produce supuración, es posible que detectes una sustancia amarillenta en su oído, o incluso en la almohada tras una noche de fiebre y dolor.
  • En algunos casos se puede detectar pérdida de equilibrio.
  • Pérdida de capacidad auditiva.

Primer plano del oído de un bebé con supuración por otitis media aguda

 

Tratamiento para la otitis

Es el pediatra quien, tras examinar al pequeño con el otoscopio, te indicará el mejor tratamiento para su episodio de otitis. Dependiendo de la gravedad, y de los días de evolución, suele haber dos alternativas de tratamiento:

  • En casos leves, se receta la administración de analgésicos para calmar el dolor y se hace un seguimiento de la evolución en los 2-3 días posteriores. Normalmente los síntomas acaban desapareciendo.
  • Si tras varios días no hay signos de mejora, la inflamación sigue presente y ya se trata de una otitis media aguda con supuración, es posible que el pediatra opte por un tratamiento a base de antibióticos que deberás administrar al bebé siguiendo siempre sus indicaciones.

 

También puedes ayudar a tu hijo a superar la otitis con estas recomendaciones:

  • Aplícale calor seco en la zona del oído, comprobando siempre que la temperatura sea la adecuada para no quemarle.
  • Utiliza suero para mantener sus fosas nasales libres de mucosidad.
  • Evita que le entre agua en los oídos cuando le bañes.
  • Evita los cambios de presión atmosférica porque aumentan el dolor y las molestias.

 

Recomendaciones para evitar la otitis

Como ya hemos comentado, la otitis es muy común en los niños, pero si el tuyo tiene especial predisposición, no está de más que tomes algunas medidas preventivas:

  • En verano, toma las medidas necesarias para que no le entre agua en el oído al nadar y bucear porque podría sufrir lo que se conoce como otitis externa u oído de nadador.
  • Al volver de la guardería o del colegio, lávale las manos con frecuencia para eliminar virus y bacterias.
  • Cuantos menos objetos de uso personal como chupetes, vasos, cubiertos, etc.  comparta con otros niños, mucho mejor.

 

Si la otitis ya ha visitado vuestro hogar, no desesperes, pues ya has visto que se trata de algo muy común en los meses de invierno durante la infancia. Detectándola a tiempo, no tiene por qué ir a más, y, sobre todo, teniendo presentes nuestras recomendaciones, seguro que el próximo invierno la otitis da un respiro a tu pequeño.

 

 

Fuentes:

Ruíz-Canela Cáceres, Juan y Martín Muñoz, Pedro. (2018). Infección de oídos: otitis media aguda. Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. Recuperado de http://www.familiaysalud.es/sintomas-y-enfermedades/organos-de-los-sentidos/oidos/infeccion-de-los-oidos-otitis-media-aguda

 Asociación Española de Pediatría. (2014). Otitis media aguda. En familia AEP. Recuperado de https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/otitis-media-aguda

F. del Castillo Martín, F. Baquero Artigao, M.J. García Miguel y A. Méndez Echevarría. Otitis media aguda. Asociación Española de Pediatría. Recuperado de https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/oma.pdf

Galán, Lucía. (2015). Mi hijo tiene otitis. Lucía, mi pediatra. Recuperado de https://www.luciamipediatra.com/otitis/

National Institute on Deafness and Other Communication Disorders. (2013). Infecciones de oído en los niños. Recuperado de https://www.nidcd.nih.gov/es/espanol/infecciones-del-oido-en-los-ninos