Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de uso y de medición de nuestra web.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

NUEVOS SABORES Y TEXTURAS

NUEVOS SABORES Y TEXTURAS

La introducción de nuevos sabores y texturas en la alimentación de los bebés debe realizarse de forma gradual.

En el caso de los sabores, hay que intentar que los más pequeños tengan una dieta con una gran variedad de los mismos desde las primeras etapas de la diversificación alimentaria, ya que cuanto mayor sea la variedad de sabores y aromas que experimente durante este periodo, mayor será la aceptación de los nuevos alimentos que vaya conociendo y más variada será su alimentación en etapas posteriores de su desarrollo.

En el caso de las papillas, por ejemplo, es recomendable ir cambiando de variedad y no utilizar siempre la misma, y en la preparación de purés caseros igual. Es adecuado ir combinando diferentes tipos de frutas y verdurás.

Cuando el ser humano prueba un alimento por primera vez suele hacerlo con desconfianza. Imaginaros que sois un bebé que está acostumbrado a tomar únicamente leche y que de golpe empezáis a recibir alimentos con nuevos sabores, colores y olores… Es fácil que de entrada desconfíe frente al nuevo alimento e incluso que no le guste. Ten esto siempre presente y recuerda que sólo probándolos varias veces conseguirás que tu bebé se acostumbre a los nuevos alimentos, dale tiempo a que se familiarice con ellos y le gusten.

Un truco de utilidad es introducir los nuevos alimentos mezclados con la leche. Si la introducción de un nuevo alimento se hace con una base de leche (añadiendo alguna cucharada al biberón de leche que el bebé toma de forma habitual), será aceptado mucho más fácilmente, y conseguiremos que su introducción sea rápida y sencilla.

En lo que respecta a las texturas, poco a poco hemos de acostumbrar a los bebés a que los purés no sean completamente tamizados, y chafar simplemente las frutas y verduras con el tenedor o partir carne y pescado en pequeños trocitos. De esta manera, evitaremos que se acostumbren a texturas homogéneas que posteriormente dificultan la introducción de semisólidos y sólidos.

Como pauta general, es importante que a partir de los 12 meses dejen de hacerse triturados de forma sistemática puesto que el niño debe masticar.

Para la introducción de nuevos alimentos, pueden serte de utilidad las papillas y tarritos, de suave y agradable aroma y sabor, como nuestros cereales Blevit. Te ayudarán a que tu bebé se familiarice con alimentos como la fruta, la carne y pescado de una forma natural.

¡Ánimo y mucha paciencia!

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Corina Radu (03 de Abril de 2018, 22:04:38) Responder

Mi bb tiene 6meses y he empezado a darle las frutas pero no le gusta mucho .Ya nose de que manera hacerlo para que lo pueda comer

Club de Padres (05 de Abril de 2018, 10:35:04) Responder

Hola Corina, La introducción de la fruta en la dieta del bebé puede que a veces no sea fácil, debido a su acidez o a su textura, por lo que tener paciencia es muy importante. Te dejamos a continuación un artículo sobre el tema que pensamos que puede ser de tu interés: https://www.ordesa.es/club_padres/mi-hijo/articulo/para-que-tu-hijo-coma-fruta ¡Saludos!

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto