Una dieta equilibrada que incluya todos los grupos de alimentos es la forma más eficaz de asegurar el aporte de todos los nutrientes que necesitamos, aunque no la única. Las dietas vegetarianas, siempre y cuando estén bien planificadas, también son saludables y nutricionalmente adecuadas para todas las etapas de la vida, y en el caso concreto de la infancia hay que ser especialmente cuidadosos para cubrir todos los requerimientos nutricionales del niño.

Por ello, si has tomado la decisión de alimentar a tu bebé con una dieta vegetariana, te damos algunos consejos para que lo hagas de la forma más completa.

La leche de mujeres vegetarianas con una dieta equilibrada resulta el mejor alimento para el bebé. Sin embargo, cuando la lactancia materna no es posible o cuando el destete tiene que realizarse antes del año de vida, es necesario utilizar fórmulas infantiles, algunas de las cuales están elaboradas a partir de proteína de origen vegetal.

La introducción de nuevos alimentos debe realizarse progresivamente, espaciando los diferentes alimentos, variando las texturas y con mucha paciencia.

Se suele comenzar entre los 4 y 6 meses con las papillas de cereales y las frutas. A partir de los 6 meses puedes introducir algunas verduras y hortalizas y los cereales con gluten.

Entre los 8 ó 9 meses se pueden añadir a los purés fuentes más ricas en proteínas como el tofu o la soja y sus derivados (yogur o queso) y un poco más adelante crema de legumbres bien cocidas. También puedes incluir yema de huevo, levadura, o aguacate machacado para enriquecer los purés.

A partir del año otra opción son los frutos secos triturados, muy energéticos y fuente de ácidos grasos esenciales. Posteriormente, cuando tu hijo sea más mayorcito podrás ir introduciendo alimentos como seitán (gluten), proteína vegetal texturizada, hamburguesas vegetales, en trocitos y utilizando diferentes técnicas culinarias.

Algunos trucos:

-          Acompaña cada comida de una fuente de vitamina C como puede ser un zumo de cítricos o incluir tomate y verduras de hoja verde en los purés para aumentar la absorción del hierro.

-          Ofrece al bebé tomas pequeñas pero más frecuentes, con alimentos energéticos y ricos en nutrientes y pequeños tentempiés entre horas como fruta desecada, galletitas, pan con margarina vegetal, zumos de frutas naturales, etc.

Laboratorios Ordesa dispone de dos gamas de fórmulas infantiles elaboradas a partir de proteínas vegetales, una a base de soja y otra a partir de proteínas de arroz, adaptadas a las necesidades de los lactantes para alcanzar un desarrollo y maduración óptimos. Ambas se consideran Alimentos para Usos Médicos Especiales, por lo que antes de iniciar su utilización, es aconsejable consultar con el profesional sanitario que realiza el seguimiento del bebé para que te aconseje sobre su utilización.