A partir de los 3 años los niños tienen el suficiente control motriz para empezar a probar con bicicletas sin pedales que les ayudan a conseguir equilibrio. Después, sobre los 4 o 5 años, podrán pasar a las bicicletas con pedales. Cuando le enseñes, recuerda que la seguridad es fundamental.


¿Cómo enseñarle a montar en bici?

Tradicionalmente se solía comenzar por las bicicletas con ruedines, pero actualmente existen unas bicis especiales para niños sin pedales que sirven para que los pequeños aprendan a controlar su equilibrio y a manejar el manillar y luego les sea más fácil montar en una bici normal. Estas bicicletas se pueden usar a partir de los 3 años, aunque dependerá del desarrollo motriz del niño. También los triciclos les ayudan.

Una vez que controle la bici sin pedales, podéis pasar a una bicicleta normal, con o sin ruedines. Debes comprar una adaptada a su edad y su tamaño. Es imprescindible que se ajuste a su altura y que vaya cómodo. Debe sentarse bien y llegar al suelo sin problemas para evitar caídas.

Cuando le estés enseñando a montar en bici, es importante que nunca le fuerces ni le obligues, tiene que ser él el que te pida aprender. 

Asimismo, es fundamental que tengas mucha paciencia y que no le chilles ni le regañes si va lento o le cuesta. También es importante que alabes sus progresos, por muy pequeños que sean. Transmítele confianza y no le asustes con caídas y golpes.

Busca un sitio adecuado, un campo o lugar sin obstáculos, ni gente ni tráfico, relativamente plano y con un pavimento que no sea agresivo (césped es lo mejor).

Una buena manera de enseñarle es colocándole a un lado de la bicicleta y, agarrando el manillar, que arrastre la bici para que aprenda cómo funcionan los frenos, cómo reacciona la bici, etc. Eso le dará seguridad y eliminará el posible miedo que le dé montarse en ella. 

Después, llega el momento de montarse en ella y empezar a pedalear. Si tiene un buen equilibrio de los pasos anteriores no le costará mucho. Aun así, puedes empezar sujetándole levemente por la espalda o los hombros para que se sienta a salvo y acompañarle en el camino. 

A la vez que adquiriendo estabilidad y habilidad con el pedaleo, es importante que le enseñes también a frenar y parar. 

 

Seguridad en la bici

Montar en bicicleta es muy divertido, pero también puede ser peligroso si no se toman las medidas adecuadas.

  • Antes de empezar, asegúrate de que el niño lleva todas las protecciones necesarias: casco, rodilleras, coderas… Y que las lleva bien colocadas. 
  • También es importante comprobar los frenos, las ruedas… 
  • La ropa también es importante, sobre todo si vais a salir a carretera. Debe ser fluorescente o de colores llamativos para que lo vean bien. También debe ser transpirable. Los pantalones no deben ser anchos para que no se le enganchen en la cadena. 
  • Enséñale las normas básicas de seguridad: respetar las señales, cómo circulas en carretera, no hacer el tonto con la bici, etc.