El segundo trimestre de embarazo suele ser el mejor para la mujer ya que las náuseas, los dolores y las preocupaciones del primero desaparecen y la tripita aún no molesta tanto como para no poder llevar una vida normal. Sin embargo, algunas mujeres sí que padecen ciertas molestias habituales en estos meses.

Ciática

La relajación abdominal provocada por el aumento de progesterona, el incremento en la curvatura de la columna vertebral por la carga que soporta (hiperlordosis), el aumento de volumen del útero… hacen que el nervio ciático se comprima y se irrite, provocando la ciática, un dolor intenso que recorre todo el nervio ciático, comienza en el glúteo y baja por la parte trasera de la pierna hasta el pie.

Es un dolor muy molesto que no suele desparecer hasta el parto, aunque sí se puede mejorar mediante el uso de una faja de embarazo, ejercicios para fortalecer los músculos, masajes, calor local, etc.

Calambres

Son contracciones musculares involuntarias frecuentes en las piernas durante la gestación, sobre todo en las pantorrillas y los pies. Normalmente aparecen cuando estás dormida o tumbada ya que el retorno venoso es más lento.

El aumento de las hormonas y del volumen de sangre son los responsables de esta molestia.

Para prevenirlos se recomienda tomar alimentos ricos en potasio y magnesio como el plátano, los frutos secos, etc... y realizar ejercicios a diario. Además, puedes hacer suaves estiramientos antes de acostarte.

Cuando sufras un calambre, apoya el pie en el suelo y masajea el músculo afectado hasta que se pase.

Estreñimiento

Las hormonas ralentizan los movimientos del intestino, lo que provocan una digestión más lenta y estreñimiento.

Para evitarlo, bebe mucha agua, toma alimentos ricos en fibra y realiza ejercicio moderado frecuente.

Hemorroides

Asociadas al estreñimiento, las hemorroides suelen aparecer en este segundo trimestre. La dilatación venosa unida al estreñimiento provoca un aumento de la presión en los vasos rectales, haciendo que aparezcan las hemorroides.

Éstas producen picor, dolor y sangrado al defecar.

Si tienes hemorroides puedes aplicarte pomadas especiales que te recomiende tu médico y baños de asiento con agua fría.

Ardor de estómago o acidez

Las náuseas han desaparecido pero es habitual que hacia el final del segundo trimestre de embarazo surjan los típicos ardores de estómago causados por el aumento del volumen del útero que presiona el estómago y las digestiones sean más lentas y pesadas.

Intenta hacer 5 comidas ligeras al día, no pases mucho tiempo en ayunas, evita las comidas muy grasas y picantes, bébete un vaso de leche desnatada después de comer, bebe agua entre comidas a pequeños sorbos y no te acuestes justo después de comer para evitar este molesto síntoma.