Hay quien piensa que un bebé gordito es un bebé sano, sin embargo, hay que tener en cuenta ciertos límites de peso que no se deben sobrepasar ya que un niño con un peso muy por encima de lo recomendado para su edad y constitución no está sano, sino todo lo contrario, y este peso excesivo puede mantenerse en etapas posteriores de la vida y favorecer la aparición de algunos problemas de salud.

¿Mi bebé está gordo?

La percepción de gordo o delgado puede cambiar de una persona a otra. Además, es cierto que los bebés, hasta que comienzan a andar y se estilizan, tienen que estar “gorditos”. Sin embargo, una cosa es tener un buen peso y otra, un peso excesivo.

No hay fórmulas mágicas para saber si un bebé está demasiado gordo o no. Es el pediatra el que, en las revisiones, irá controlando su peso y estatura y valorará si son adecuados o no según su edad y sus características, dependiendo de la evolución de la curva de crecimiento, ya que no todos los bebés tienen el mismo ritmo de desarrollo, ni nacen con el mismo peso ni evolucionan igual.

Es recomendable que los niños mantengan un buen percentil en la curva de crecimiento, que no bajen demasiado a percentiles inferiores, y que haya una evolución equilibrada de la talla y del peso. Además de las curvas de crecimiento, cuando el niño es un poco más mayor, para hacernos una idea de la evolución de su peso se puede calcular el Índice de Masa Corporal (IMC) del niño mediante la siguiente fórmula: kg/m2, es decir, peso dividido entre la altura en metros cuadrados. Según el resultado, existen unas tablas de IMC considerados normales para un niño:

Edad (años)    IMC niño    IMC niña 2                            16,4               16,4 3                            16                   15,7 4                            15,7               15,4 5                            15,5               15,1 6                            15,4               15,2 7                            15,5               15,5 8                            15,8               15,8 9                            16,1               16,3 10                         16,3               16,8

Por supuesto, no hay que ajustarse a este valor concreto, sino que se acepta que lo normal es que haya un margen de variación alrededor del mismo dependiendo de la complexión de cada niño.

Recomendaciones para evitar el sobrepeso

En el caso de que tu bebé pertenezca al grupo de los que tiene un peso superior al que le corresponde por tu edad y por su talla, te adjuntamos algunos consejos que te pueden ser de utilidad, por supuesto comentándolos antes con el pediatra:

  • Hasta los 6 meses, siempre que sea posible, lactancia materna exclusiva.
  • En el caso de utilizar leches infantiles, buscar aquellas que tienen un perfil proteico parecido al de la leche materna, como es el caso de Blemil plus forte 2.
  • Al ir introduciendo la alimentación sólida, procura que desde el principio coma de todo: verduras frutas, legumbres… No le permitas evitar un grupo entero de alimentos.
  • No le llenes el plato ni le obligues a seguir si ya está lleno. Cada niño requiere una cantidad diferente de alimentos.
  • Antes del año de edad, no es recomendable añadir ni azúcar ni sal a la alimentación de los bebés. Los alimentos ya contienen la cantidad de ambas que necesitan. En el caso de las papillas, una excelente opción son las papillas de cereales Blevit, sin azúcares añadidos*.

En el caso de los niños un poco más mayores, que ya han introducido casi todos los grupos de alimentos en su dieta diaria, y que ya andan e incluso corren:

  • No dejes que se pase las tardes encerrado en casa, jugando con sus juguetes o viendo la televisión, es necesario que haga ejercicio al aire libre o, simplemente, que corretee un rato por el parque.
  • Al cocinar, mejor a la plancha, al horno o cocido. Las frituras contienen muchas grasas.
  • Las grasas no deben suponer más del 30% de la ingesta diaria, reduciendo al mínimo las saturadas y apostando por las poliinsaturadas.
  • Reduce la sal y que sea yodada.
  • Un desayuno equilibrado es fundamental en una dieta sana.
  • Limita al máximo los platos precocinados, la comida rápida, la bollería industrial y las bebidas azucaradas.

Efectos del sobrepeso

Tener sobrepeso no es cuestión de estética, sino un tema de salud. La obesidad trae consigo determinadas complicaciones físicas y psicológicas, en especial a medida que el niño crece una mayor predisposición a la aparición de:

  • Diabetes
  • Hipertensión arterial
  • Enfermedades cardiovasculares en la edad adulta.
  • Enfermedades del sueño
  • Alteraciones respiratorias
  • Problemas ortopédicos
  • Falta de autoestima
  • Dificultades para socializarse
  • Enfermedades cutáneas

 

*Solo contienen azúcares naturalmente presentes.