Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de uso y de medición de nuestra web.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los mejores lácteos para el bebé

Los mejores lácteos para el bebé

Aunque la leche ha de ser un alimento primordial en la dieta de los niños, los yogures, quesos y demás derivados lácteos representan una buena alternativa a la hora de ofrecerles el aporte de calcio que necesitan a diario. Además, este tipo de alimentos permiten que experimenten con nuevos sabores y texturas en un momento de su crecimiento donde es clave aprender a diversificar su menú.

Por su alto contenido en calcio, la leche acompaña a los niños desde el día de su nacimiento. Aunque en el segundo semestre de vida sus necesidades de este nutriente siguen cubiertas con la leche que toma (materna o de continuación), al diversificar su dieta comenzará a recibirlo a través de otros alimentos: algunas frutas y verduras, huevos, pescados, legumbres y, sobre todo, derivados lácteos.

Es importante que se acostumbre a ellos, ya que a partir del año necesitará de 500 a 800 mg de calcio al día, y teniendo en cuenta que un vaso de leche entera aporta de 250 a 300 mg, su papel será más que necesario:

Yogures. Puede tomarlos a partir de los 9 meses, comenzando por los naturales sin azúcar (los elaborados con leche de continuación son aptos desde los 6 meses). Son los mejores sustitutos de la leche: dos yogures equivalen a un vaso de leche, y resulta un alimento muy sano, ya que mejoran la digestión y refuerzan las defensas. • Postres lácteos. Otra forma muy agradable de tomar calcio son los batidos, las natillas, los postres lácteos, la cuajada, el arroz con leche y los helados. • Quesos y derivados. Hacia el año puede probar quesos poco fermentados, de sabor más suave y más digestivos: requesón, queso de Burgos, de Villalón, de untar, tipo petit suisse y quesitos. También resulta muy aconsejable la cuajada por su alto valor nutritivo. Los quesos muy curados o de olor intenso, mejor a partir de los 3 años, aunque puedes utilizarlos antes para cocinar.

Si los lácteos le disgustan, siempre puedes probar a camuflaros en los platos que prepares: por ejemplo, añadiendo un quesito a sus purés, elaborando salsas con yogur o espolvoreando con queso rallado las quiches, pizzas y pasta.

Y para que empiece a tener relación con el sabor y aroma de este grupo de alimentos, puedes utilizar las diferentes variedades de nuestras papillas Blevit plus Duplo con yogur, queso fresco o natillas.

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto