Los complementos alimenticios son productos que tienen como finalidad complementar la dieta de las personas en aquellas circunstancias en las que sus requerimientos de algunos nutrientes se encuentran aumentados o sus ingestas son insuficientes.

Su finalidad es evitar que lleguen a producirse deficiencias nutricionales, y por supuesto en ningún caso sustituyen a una alimentación variada y equilibrada ni a un estilo de vida saludable.

La mejor opción para conseguir un estado óptimo de bienestar físico y mental será siempre el llevar una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico de forma frecuente, pero ya sabemos todos que no siempre resulta sencillo, por lo que en muchas circunstancias los complementos alimenticios pueden representar una excelente ayuda para acabar de completar la alimentación.

Una característica que distingue a los complementos alimenticios de los alimentos es su presentación, ya que se comercializan en forma de cápsulas, comprimidos, sobres, ampollas, soluciones bebibles… que facilitan el consumo de pequeñas dosis unitarias y los hacen una fuente concentrada de nutrientes en un pequeño volumen.

En su composición, los complementos alimenticios pueden combinar nutrientes y otros tipos de compuestos, como son vitaminas y minerales, ácidos grasos como son los omega-3, aminoácidos, fibras, lactobacilos, bifidobacterias o diferentes especies vegetales, y con el consumo de los mismos lo que se busca es conseguir un efecto beneficioso para el organismo. En cualquier caso, hay que tener claro que no son medicamentos, y que aunque se utilicen para mejorar el estado de bienestar, no están destinados a curar enfermedades.

Muchos de ellos se comercializan en el canal farmacéutico, y aunque no necesitan prescripción médica, es aconsejable que sea un profesional sanitario quien nos informe sobre el complemento alimenticio más adecuado para nuestras necesidades y sobre el tiempo y la cantidad más adecuada para nuestras necesidades.

Existen algunas etapas de la vida en las que la utilización de complementos alimenticios es más frecuente que en otras. Como ejemplo de aquellas circunstancias en las que las necesidades nutricionales pueden verse aumentadas y puede ser aconsejable la utilización de un complemento alimenticio que ayude a cubrirlas destaca la alimentación de los deportistas, o la de las mujeres embarazadas, la mayor parte de las cuales toman suplementos que reúnen en su composición ácido fólico, hierro, calcio y ácidos grasos omega-3.

También es frecuente la utilización de complementos alimenticios en la infancia, periodo en el que las necesidades nutricionales son muy elevadas en comparación con el peso corporal.

Especialmente formulados para la edad pediátrica, en Laboratorios Ordesa contamos con diferentes complementos alimenticios destinados a la alimentación de los niños como son Imunoglukan P4H para ayudar a reforzar las defensas naturales, DHAVit, complemento Alimenticio a base de vitamina D, vitamina A, vitamina E con DHA de algas marinas y Symbioram, complemento nutricional simbiótico para una rápida y eficaz recuperación de la flora intestinal.