El primer año de vida es muy importante para su desarrollo posterior, tanto físico como psicológico, por lo que su alimentación, sus cuidados, su estimulación… son muy importantes.

  1. Lactancia materna a demanda y el mayor tiempo posible

    La OMS recomienda la lactancia materna como el mejor alimento posible en exclusiva durante al menos los primeros 6 meses, pero aunque a partir de esta edad introduzcas nuevos alimentos, no por eso debes dejar de darle leche materna todo el tiempo que puedas.

  2. Baño y paseo diarios

    El baño cada día es muy importante no solo para mantener la higiene del bebé, sino también para ayudarle a establecer unas rutinas antes de ir a la cama y, así, dormir mejor.

    También salir a pasear a la calle todos los días es muy importante para su salud y su desarrollo. A no ser que llueva mucho o haga muchísimo frío, debe salir todos los días.

  3. Establecer unas rutinas

    Las rutinas diarias les aportan orden, les dan seguridad y les ayudan a comer y dormir mejor. Al predecir los acontecimientos que van a venir a continuación, los bebés se sienten en un entorno seguro.

  4. Muchos mimos y caricias

    Los bebés llegan a un mundo nuevo y se sienten un poco asustados. Lo que más necesitan es el amor de sus padres, pero necesitan sentirlo por medio de caricias, besos, palabras cariñosas… Todos los días y el mayor tiempo posible. No te preocupes por cogerlo mucho en brazos, hazlo siempre que lo necesita u os apetezca.

  5. Estimulación temprana…

    La estimulación desde el nacimiento es fundamental para establecer nuevas conexiones neuronales en el bebé y potenciar sus capacidades, tanto motrices como mentales. Juegos, masajes, caricias, canciones, cuentos… Todo ayuda en su desarrollo.

  6. … pero sin agotarlo

    Pero, por muy buena que sea la estimulación, no hay que agotarlo. Cuando esté cansado o no tenga ganas de hacer algo, no le obligues.

  7. Cada bebé es un mundo

    Eso significa que cada bebé tiene su propio ritmo de desarrollo y hay que respetarlo. Nunca hay que forzar su aprendizaje ni compararle con otros bebés de su edad. Mientras esté sano y feliz, lo demás no debe importarnos. Si no anda con 12 meses, seguro que con 15 lo hará.

  8. Háblale mucho

    Debes hablar a tu hijo desde que nace todo el tiempo que sea posible, contándole lo que hacéis, a dónde vais, con quién… Lo que se te ocurra, pero no uses un lenguaje infantilizado.

  9. Aprender jugando

    La vida es juego para los niños y mediante el juego aprenden mucho mejor. Son muchos los juegos tradicionales de bebés que favorecen enormemente su desarrollo, como los “5 lobitos”, “palmas, palmitas”, “el caballito”, “aserrín, aserrán”, etc.

  10. Reír todos los días

    A partir del mes los bebés esbozan su primera sonrisa social y, en torno a los 3 meses, son capaces de reírse. Desde ese momento, proponte que cada día debe soltar un mínimo de 5 carcajadas. Eso os hará mucho más felices a todos.

Fuente: