Mucha gente habla de lo maravilloso que es tener a tu bebé en brazos y disfrutar por fin de él, sin embargo, se habla menos de las molestias y dolores que se tienen en las semanas posteriores al parto, que muchas veces pueden provocar que ni siquiera puedas disfrutar de tu pequeño.

Y es que igual que todo el mundo durante el embarazo te cuenta las cosas “horribles” que te van a pasar en estos meses (náuseas, estreñimiento, hemorroides…), nadie te habla de las que suceden después de dar a luz. Parece que una vez que nace el bebé todo es dicha y felicidad, pero la realidad suele ser bien distinta y, si no estás preparada, te puede resultar muy duro.

Algunas de las cosas que debes tener en cuenta en estas primeras semanas son:

- Los loquios suelen ser más molestos que las reglas habituales… y duran más: Los restos de placenta se van expulsando poco a poco en los días posteriores al parto. Los primeros 5 días son más abundantes y de un rojo intenso; pero gradualmente se van haciendo más escasos y de un tono más amarillento. No obstante, es posible estar con estos sangrados hasta 30 o 40 días, aunque no de manera regular.

- Llantos y más llantos: La revolución hormonal, no dormir, problemas con el pecho… Todo esto hace que, en vez de sentirte feliz con tu bebé, no puedas parar de llorar. No te preocupes, es normal, es lo que se conoce baby blues, y suele durar unas dos semanas. Si dura mucho más tiempo y se hace más grave, consulta con un experto porque puedes estar sufriendo una depresión posparto, aunque esto es mucho más raro.

- Los temidos puntos: Si no te han hecho episiotomía todo será más llevadero ya que los puntos de este pequeño corte suelen resultar muy molestos los primeros 10 días, hasta que cicatrizan, ya que se encuentran en una zona muy sensible. Sentarte supondrá un suplicio y no podrás estar mucho de pie. Cuídalos bien para que sequen cuanto antes.

- Flatulencias: Durante el embarazo es normal tener más gases, pero este síntoma tan poco agradable no acaba en el parto, de hecho, suele ser más habitual en el posparto por los cambios internos que se producen al volver el útero y los demás órganos a su sitio. Tranquila, pasará en unos días.

- Entuertos y otras molestias: Además, en estas primeras semanas que dura la cuarentena es habitual padecer otra serie de molestias como los dolores de los entuertos (las contracciones que hacen que el útero vuelva a su tamaño anterior al embarazo), dolores de cabeza, grietas en los pezones, etc.

 

No obstante, la buena noticia es que, si todo va bien, cada día te sentirás un poco mejor y, más o menos un mes después del parto, te sentirás mucho mejor y más fuerte, por lo que podrás empezar a disfrutar más de tu bebé y de su primera sonrisa, que sucede en torno a esta fecha.

 

 

Fuente: