La rinitis alérgica o estacional, también llamada polinosis o fiebre del heno, es un conjunto de síntomas que surgen en aquellas personas alérgicas al polen con la llegada de la primavera, momento en el que germinan las nuevas plantas y hay polen en el ambiente. No es una enfermedad grave pero sí muy molesta.

 

¿Qué es la rinitis estacional o alérgica?

La rinitis alérgica (RA) es la inflamación de la mucosa de las fosas nasales como respuesta a una reacción del sistema inmunológico ante un alérgeno al que el paciente está sensibilizado. En este caso, el polen de ciertas plantas.

Como el polen aparece en torno a la primavera, aunque según la planta puede darse de febrero a junio, es en estos meses cuando las personas que padecen fiebre del heno o rinitis estacional sufren los síntomas. El resto del año no padecen esta enfermedad.

La rinitis es una afección muy frecuente en la población general; de hecho, es la enfermedad alérgica más frecuente, siendo el primer motivo de consulta en las Unidades de Alergología Infantil. Puede comenzar antes de los 2 años de vida, aunque la prevalencia aumenta a partir de los 3 años. Los datos revelan que en torno a un 20% de niños es alérgico al polen.

Asimismo, hay que tener en cuenta que cada vez hay más casos en los países occidentales debido, sobre todo, a la contaminación.

Los síntomas principales son: conjuntivitis, erupción, rinitis, estornudos constantes, sinusitis, malestar general, problemas para dormir y, en algunos casos, asma.

En cuanto al tratamiento, siempre debe ser un pediatra quien los prescriba, pero lo normal son antihistamínicos.

Consejos para mejorar los síntomas

Aunque no es una enfermedad grave, puede ser muy molesta si los síntomas son muy fuertes, pudiendo afectar al descanso, alimentación y rendimiento del niño.

Además de acudir al pediatra para que recete la medicación pertinente, conviene seguir estos consejos para que el niño se encuentre mejor:

- Evita estar mucho tiempo en parques y jardines en los que abunden las plantas a las que el niño sea alérgico. Si vivís en una zona llena de esos árboles y no se pueden evitar, ponle mascarilla al salir a la calle.

- No dejes mucho rato las ventanas de casa abiertas para que no entre el polen. Y al viajar en coche, con las ventanillas cerradas.

- Antes de acostar al pequeño, pulveriza la habitación con agua para que las partículas de polen se depositen y le permitan respirar mejor.

 

 

 

Fuente:

- Rinoconjuntivitis alérgica, JM Garde, B García Avilés, N Marco, C Montahud, J Perona. Sección de Alergia Infantil. Hospital General Universitario de Elche. Alicante. http://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/rinitis.pdf