La importancia de los cereales en la nutrición infantil es ampliamente reconocida y las papillas, elaboradas a partir de ellos, son de los primeros alimentos junto con la fruta en formar parte de la alimentación complementaria del bebé.

Las papillas de cereales son un alimento básico e imprescindible en la dieta infantil por ser una fuente importante de energía y poseer un elevado valor nutricional.

Presentan una consistencia fluida lo que facilita poder ofrecérselas al bebé inicialmente en el biberón para luego incrementar poco a poco la cantidad hasta pasar a tomarlas con cuchara en plato. Además, los cereales que forman parte de la composición de las papillas infantiles se encuentran dextrinados, de manera que se adaptan a la capacidad digestiva de los más pequeños y facilitan su tolerancia y absorción.

Por otro lado, merece la pena mencionar que a día de hoy se ha conseguido mejorar la calidad nutricional de las papillas infantiles, pues alguna de ellas ya se elaboran sin ser necesario la adición de azúcares añadidos. De esta manera, se contribuye ala adquisición de hábitos de alimentación saludables y reducir el riesgo de aparición de sobrepeso y obesidad.

Las primeras papillas están elaboradas a partir de arroz y maíz.

El arroz es el cereal más ampliamente consumido en todo el mundo. Existe alrededor de 2.000 variedades, según tipo de grano (largo, corto, redondo…) y proceso industrial (blanco, integral, salvaje, precocido…). Aporta hidratos de carbono de absorción lenta principalmente, siendo el almidón el componente mayoritario, responsable del 90% de las calorías que aporta el alimento.

Por otro lado, el maíz es el tercer cereal en importancia a nivel mundial, después del arroz y del trigo que se consume, sobre todo en países en desarrollo como África. Como en el caso del arroz, se pueden encontrar numerosas variedades de maíz.

Al igual que el arroz, el maíz es rico en almidón y sus granos también poseen una baja concentración de proteínas, pero su calidad es algo inferior a la del arroz, por eso ambos cereales combinan a la perfección, lo que da como resultado un alimento (la papilla) más completo nutricionalmente. Y aunque el maíz por sí solo no proporciona todos los nutrientes necesarios para cubrir los requerimientos a estas edades, es importante destacar que es un cereal rico en provitamina A o β-caroteno, un nutriente nada despreciable para la salud de nuestros hijos.

Entre todas nuestras variedades de papillas de cereales, en Laboratorios Ordesa destacamos Blevit plus Sin Gluten a base de arroz y maíz, como la primera papilla a utilizar para introducir los cereales en la dieta del bebé.

Si quieres saber más sobre temas relacionados, te recomendamos que leas los post ¿Por qué se dextrinan los cereales? y Llegó el momento de las papillas.