Muchas mamás se plantean dejar la lactancia cuando llega la hora de reincorporarse al trabajo, generalmente 16 semanas después de haber dado a luz. Sin embargo, y aunque no siempre resulta sencillo, se puede compatibilizar lactancia y trabajo y así continuar con la lactancia materna algunos meses más.

Si quieres seguir dando el pecho a tu bebé cuando vuelvas al trabajo, puedes conseguirlo. Solo tienes que seguir una serie de consejos:

  • Puedes emplear el permiso de lactancia que se concede en España, recogido en el Artículo 37.4 del Estatuto de los Trabajadores, que da derecho a una hora de ausencia del trabajo, que se puede dividir en dos fracciones de media hora antes de la entrada y después de la salida del trabajo, para la lactancia del menor hasta que éste cumpla nueve meses. Este derecho es válido también si la lactancia es artificial y está retribuido. En algunas empresas permiten acumular esta hora diaria y cambiarla por jornadas laborales completas, lo que supone casi un mes más de baja de maternidad, acercándote ya a los 5 meses del bebé. Aunque eso sí, una opción excluye la otra y no siempre es posible.
  • Otras opciones laborales son reducir la jornada o pedirse una excedencia, aunque ambas implican disminuir los ingresos –por completo, en el caso de la excedencia-, lo que no todas las familias se pueden permitir.
  • Si quieres reintegrarte completamente al trabajo y seguir con la lactancia materna, la mejor opción es extraerte la leche.

Puedes hacerlo con un extractor eléctrico o manual, dependiendo del que te resulte más cómodo y rápido. Una vez te saques la leche, debes guardarla en envases estériles especiales para conservar la leche, anotando en su exterior la fecha de la extracción y la cantidad. Después guárdalos en la nevera o el congelador según cuándo los vayas a usar. En la nevera aguanta unos 5 días y, congelada, hasta 4 meses.

Puedes obtener más información sobre este tema en nuestros post Extraer y conservar la leche materna (parte 1) y Extraer y conservar la leche materna (parte 2). La persona encargada de cuidar al bebé mientras trabaja podrá alimentarle con la leche que dejes. Además, aprovecha antes de irte al trabajo y cuando regreses para darle de mamar directamente del pecho. Una vez tu bebé cumpla los 6 meses y empieces con la alimentación complementaria, al ir eliminando tomas de leche te será más fácil continuar con la lactancia materna.

Y en el caso de que la leche que te extraes no resulte suficiente para cubrir todas las tomas del bebé, recuerda que siempre puedes seguir con una lactancia mixta en la cual se combine la leche materna con las leches infantiles, como puede ser el caso a partir de la introducción de la alimentación complementaria de Blemil plus forte 2, una leche que se diferencia del resto gracias a su innovadora y avanzada fórmula NUTRIEXPERT, que favorece el correcto desarrollo de sus defensas, su maduración cerebral y su sistema digestivo.