Por fin ha llegado tu bebé. Su primera semana en el mundo supondrá el inicio de un vínculo contigo que se desarrollará durante meses y un tiempo de compaginar su cuidado con tu recuperación mental y corporal.

Acaba de nacer tu bebé y, por fin, después de meses de espera, le puedes tener en brazos. Puede que sientas algo de nervios o incluso dudas, pero no te preocupes, es normal. No vas a saber hacerlo todo a la primera, pero con el tiempo los dos os iréis adaptando.

¿Qué puedes esperar de tus primeros siete días con tu bebé en el mundo exterior? Tu cuerpo estará aun reponiéndose del parto. Así que asegúrate de cuidarlo adecuadamente. En una cuestión de días te notarás mucho mejor respecto a muchas molestias posparto.

Tu bebé, por su parte, empezará a mostrar reflejos de recién nacido, conocidos como Reflejos Primarios. Además, dormirá mucho, alrededor de 16 horas diarias, lo que te permitirá a ti también descansar lo que necesitas. Eso sí, será en pequeñas tandas de 1-2 horas.

Su alimentación será cada pocas horas y, en su primera semana, es normal que el bebé pierda algo de peso, que empezará a ganar a partir de su segunda semana. La leche empezará a subir entre 1 y 3 días después del parto.

También puede que te sientas especialmente emocional. Los niveles de hormonas experimentan muchos cambios durante el parto y el posparto. El estrógeno, por ejemplo, estará en niveles muy bajos, por lo que es normal que te sientas algo distinta.

Aprovecha esta semana para acostumbrarte a la lactancia y para cuidarte a través de un adecuado descanso, una buena nutrición e hidratación. Esto ayudará a tu cuerpo a reponerse del trabajo del parto y a estar en el mejor estado posible para desarrollar el vínculo con tu bebé.